Pandora-Aion | Comunidad online

Asmodae

Cuando la Torre de la Eternidad fue destruida por los Balaur al final de la Guerra del Milenio, Atreia se dividió en dos grandes territorios: Asmodae, en el norte, y Elysea en el sur. En el hemisferio septentrional se experimentó un severo cambio climático, sometiendo a esta mitad de Pandora a una oscuridad constante y dando origen a una zona abrupta, fría y tremendamente peligrosa. Y fue aquí donde los Señores Shedim, y sus fieles Daeva fueron desterrados después de la Gran División. Tras bautizar a su nueva tierra, se titularon a sí mismos como 'Asmodians'
Tanto los Cinco Señores Shedim como sus seguidores comenzaron a explorar la región y levantar las primeras ciudades, sin sospechar que sus odiados –y ahora nuevos enemigos- los Señores Serafines y sus seguidores se habían asentado al otro lado del Abismo
Las tierras oscuras y letales de Asmodae, la tierra de los Asmodians, hicieron que estos Daeva evolucionaran, haciéndolos más fuertes y ágiles para sobrevivir en el mundo que les había sido asignado: un extenso páramo duro e inclemente, pero rebosante de vida. Asmodae se compone de cinco regiones diferentes, además de la ciudad capital de Pandaemonium, y cada uno tiene su propio y particular ecosistema. Aunque algunos, como Altgard y Beluslan se componen de tierras azotadas por el gélido viento y la nieve. Gracias a la oscuridad eterna, algunas zonas han conseguido adaptarse y crear su propia vida silvestre y próspera, donde no sólo proliferan los Asmodians, sino que otras tantas criaturas como la tribu de los Mau parece haber empezado su lucha por su territorio. Grandes bosques de hojas doradas y colores ocres, lagos con un embrujo sin igual, hacen de Asmodae la tierra más cerca del Infierno y de la calidez del Paraíso terrenal que nace bajo los fuertes pies de los Asmodians

Pandemonium

Capital y representación del esplendor de la raza y forma de vida Asmodian. Oscura, pero rica en luces que juegan con el entorno, iluminando desde el agua de sus manantiales, fuentes, hasta las altas torres de los altos edificios. De construcción austera pero fuertes, dejando ver en ellos parte de la propia naturaleza de Asmodae
La ciudad está rodeada de una arquitectura robusta con matices, grande edificios de piedra rodados de árboles, creando una ambiente que roza lo tribal con el poder la magia arcana de los bosques y montañas
Los templos, tiendas y casas que forman parte de la impresionante capital, están repletos de tapices y terciopelos que hacen sentir al visitante como parte de la corte. Cuidada al máximo detalle la capital de Asmodae reluce como un lucero violáceo en un firmamento oscuro, sutil e embriagador. Así es Pandemomiun una ciudad única, de una belleza salvaje y oscura que casi parece reflejar el corazón de sus habitantes, donde no todo es oscuridad, sino que la luz se divide en mil pequeños pedazos para iluminar y dar vida al firmamento de la noche

Ishalgen

La isla de Ishalgen forma y es una pequeña parte de Asmodae. Con una cultura rica en matices, en esta isla podemos encontrar un número considerable de razas que conviven entre si, dividida así pues en estas facciones:
En primer lugar tenemos los Ulgorn, bandidos que se han establecido en la aldea Aldelle, muy cerca del impresionante 'Lago Tunapre' coronado por el mágico árbol que crece brillante justo en el centro de este, así como del misterioso 'Bosque Munihele' en donde siempre parece otoño. Cerca de la aldea hay plantaciones en la 'Villa de Odella', donde el feroz Mau de pelaje gris ha esclavizado a los Dundun para cultivar en Odella. Inseguros por naturaleza, los Ulgorn tienen aún más de que preocuparse, como el extraño buque desconocido que surca las costas Anturoon
También es conocida un campo desvastado en la zona este de la isla, donde algunas hordas de extraños seres campan a sus anchas como si quisieran ser los guardianes de algún extraño secreto

Altgard

Zona de extremos, desde el lago de hielo, donde el arconte Daevas defiende la hermosa Fortaleza Altgard, que bordea al Oeste con un rígido muro de hielo de los frondosos Bosque Moslan, rebosantes de vida. Pero en toda la región, un claro y quebradizo rayo de luz procedente de una extraña y fosforescente plantas que han evolucionado a lo largo de los siglos, desde la epopeya del cataclismo, siguen en todos los extensos bosques
En Asmodae es hasta cierto punto que los Daevas viven entre las ruinas de las civilizaciones antiguas que han prosperado, como el caso de Urutemheim, construida como un monumento a los héroes olvidados, símbolo que nos recuerda lo que una vez fue. Mientras tanto, los Mau 'garra negra', una raza de feroces guerreros tigre, siguen invadiendo territorios, defendiendo sus aldeas y sus altares sagrados con la fierza que caracteriza a esta raza




Beluslan

Consta en los libros y en la piel de los habitantes del hemisferio norte que no hay tan inhóspito en Asmodae como la región de Beluslan: el yermo del hielo y roca. Las áridas estepas, congeladas por la cruda nieve, apenas si conservan recuerdo alguno de vida en ellas. No obstante, se cuenta que en esta comarca se levantó una impresionante ciudad conocida como Kurngalfsberg. En ella, un dragón llamado Ereshkigal -señor de la misma-, con el correr de los años y tal vez por un simple aburrimiento o antojo, decidió sepultar la villa en un ataúd de hielo. Aún en pie, aunque casi completamente abandonada, sobrevive gracias a un reducido grupo de Daeva que todavía creen en la posible restauración de esta titánica ciudad congelada
El frío gobierna la región de Beluslan con mano de hierro, y tanto es así que hasta el mar ha sido cruelmente castigado por el clima extremo. Cerca del puerto de Anair podemos observar varios barcos congelados en el agua –ya muerta y petrificada- que dan la impresión haberse quedados atrapados no sólo entre en las olas, sino también en el tiempo
Sólo los más valientes serán capaces de adentrarse en las profundidades de Beluslan, aunque la recompensa bien vale la pena o… ¿Quizás no?

Morheim

Morheim es sin duda, y no sólo por su amplia extensión de terreno, una de las zonas de Asmodae con mayor variedad de paisajes y hábitats. Podemos observar en esta región desde los grandes e impresionantes volcanes flotantes en constante actividad, que escupen magma a la tundra, hasta los espesos bosques donde los aventureros y soñadores de la naturaleza pueden pasar noches enteras mirando la gran cúpula celeste en una de las muchas casas construidas en los árboles de este lugar mágico
En el centro de Morheim se encuentra el campo de ejecución de Deltras, lugar en el que acontecieron sucesos terribles que promovieron las tensiones entre Elyos y Asmodians. Actualmente abandonado por motivos que se desconocen, esta zona marcada por el dolor y la pena de aquellos que hablan con las voces que arrastra el viento, está rodeado por el desierto de Oblivion. Áridas tierras, fuego procedente del cielo, casas en los árboles… En este lugar la vida se abre camino en un mundo condenado por muchos y lleno de algo más que lo simplemente visible para otros

Brusthonin

Desde la pequeña Costa Dorada se extienden las tierras de Brusthonin. En esta pequeña zona podemos encontrar una pequeña aldea donde la Dama de la Sabiduría recibe culto y homenaje. Las jóvenes Asmodians adoran la figura de Lumiel, quizás con la esperanza de que les ayude a sanar estas tierras contaminadas. Conforme se recorre esta región comprobamos como la naturaleza parece haber sufrido cambios bastante bruscos y el ambiente parece viciado e intoxicado
Sólo dos pequeñas tribus se mantienen aún a salvo de la extraña polución de la zona. Una de ellas son los Buba, una especie de castores gigantes, cuya cultura milenaria y su conocimiento del medio les hace sobrevivir en este lugar. También, y quizás por las mutaciones sufridas con el paso de los años, podamos admirar los grandes árboles de increíbles copas cristalinas de la aldea Baltasar, situada justo después de los campos estériles que dan a Brusthonin una atmósfera melancólica, donde las luces de neón y colores artificiales aún nos dan la esperanza de que la vida renazca de nuevo








Enero 2.010 Pandora-Aion | Web optimizada para 1.024x768 | Diseñada y actualizada por:

Pandora, su arpa y su caja