Pandora-Aion | Comunidad online

Alma

Datos personales

Nombre: Alma Selvetarm
Título: La Olvidada
Sexo: Mujer
Pueblo: Asmodian
Etnia: Adaron
Legión: Ninguna
Profesión: Conjuradora Daeva


   

Apariencia

Altura: 1'41
Peso: 33 kilos
Complexión: Pequeña
Color de ojos: Rojos
Color de cabello: Negro
Rasgo característico: Su rasgo más característico son los tatuajes que adornan su cuerpo, tanto en su rostro, como en su pecho y espalda
Breve descripción: Niña Adaron de negros cabellos. Presentaba un aspecto sucio y harapiento bastante deprimente, más una vez acogida por la familia de los Zhirea su apariencia cambió por completo a la de una niña elegante y de aspecto bien cuidado. Ello acentúa más su fragilidad innata que le da un aire de muñeca de porcelana

Personalidad

Clase social: Esclava
Orientación sexual: Heterosexual
Alineamiento: Caótica neutral
Fe: Devoto
Virtud: Es bastante tolerante al dolor para ser una niña pequeña, pues está acostumbrada a sufrir lesiones de gravedad
Debilidad: Es muy débil físicamente, más de lo que debería serlo alguien de su edad. Además, se lesiona con facilidad y frecuentemente, con lo que no es fácil cuidar de ella
Actitud: Tiene una actitud resignada para con el mundo que la rodea. Acostumbrada a ser rechazada por todos, hace lo que sea con tal de agradar a los demás y ser aceptada. Es muy fácil de controlar en ese sentido, pues no cuestiona absolutamente nada. Un mero extra o alguien que pasa absolutamente desapercibida, no tiene iniciativa propia más que adaptarse a la situación que se le plantee en el momento

Contexto

Alma es una niña de origen humilde, acostumbrada a vivir en la más absoluta miseria. A consecuencia de eso, sus padres la veían como una carga, pues su pobre economía no podía permitirse mantener a una niña. Además, la pobre Alma no auguraba tener un futuro demasiado brillante, sin ninguna cualidad destacable pero gran tendencia a resultar herida. Tras ser sometida a vejaciones físicas y morales por sus progenitores, fue definitivamente vendida como esclava a una familia de la alta nobleza, mas estos enseguida la repudiarían también, abandonándola a su suerte en las calles de Pandemonium. En esas circunstancias es cuando sus poderes de Daeva se manifestaron, lo que a buen seguro fue clave para su supervivencia, mas no mejoró su calidad de vida

Un día, paseando por la calle, se encontró a alguien totalmente opuesta a ella. Una niña, sí, pero con una elegancia y una clase que enseguida la cautivaron. Ataviada con un hermoso vestido, su pelo rosa recogido en trenzas, y un aroma que sólo podía corresponder con el olor de la alta sociedad y los más caros perfumes. Cara y cruz de una misma moneda. Intercambiaron historias, y esa niña noble sintió pena de Alma. Así pasó de nuevo a ser esclava de los Jarl

No comprendía muy bien la forma de pensar de esa chica, ni sus ideas extravagantes sobre un levantamiento de los infantes contra la tiránica sociedad de los adultos, pero si seguirla el juego significaba tener un exquisito plato de carne en la mesa todos los días, y una mullida cama donde dormir, la seguiría hasta el fin del mundo. Al fin y al cabo, Alma mejor que nadie sabía que ni la inmortalidad Daeva la salvaría del regreso a las calles. No volvería a ser una niña olvidada nunca más









Enero 2.010 Pandora-Aion | Web optimizada para 1.024x768 | Diseñada y actualizada por:

Pandora, su arpa y su caja