Pandora-Aion | Comunidad online

Arth

Datos personales

Nombre: Arth
Título: Número 38
Sexo: Hombre
Pueblo: Asmodian
Etnia: Adaron
Legión: Ninguna
Profesión: Mercenario con dotes básicas de alquimia (Hierbas y Pociones) (Templario)


   

Apariencia

Altura: 190 cm
Peso: 80 kg
Complexión: Atlético
Color de ojos: Ojo derecho verde, ojo izquierdo rojo
Color de cabello: Plateado
Rasgo característico: Cuerpo lleno de cicatrices y una cicatriz en el ojo izquierdo
Breve descripción: Guerrero versátil, cada cicatriz que tiene su cuerpo es una cicatriz que le hicieron durante su esclavitud. Debido a un tajo fallido que le impactó en el ojo izquierdo, el color de este cambió a un rojo sangre intenso. Aunque cualquier arma se le da bien, siempre prefiere un buen escudo y una buena espada. Le gusta ir vestido de negro siempre que puede. Lleva el pelo corto y tiene un poco de barba bien cuidada del mismo color. No es excesivamente fuerte, prefiere agilidad a fuerza, cosa que queda un poco contrarrestada por la armadura de placas que, como buen mercenario, prácticamente siempre lleva puesta

Personalidad

Clase social: Caballero (mercenario)
Orientación sexual: Heterosexual
Alineamiento: Neutral caótico
Fe: Indiferente
Virtud: Gran percepción, aun con los ojos cerrados, y gran capacidad auditiva
Debilidad: Sonidos agudos y cualquier cosa que le recuerde a su pasado en 'la colmena'
Actitud: Es indiferente ante lo que le rodea, siempre y cuando no le afecte a él. Le gusta leer y aprender cosas nuevas, aunque es reacio a las amistades. Hombre serio, poco dado a las bromas normales y con un sentido del humor muy característico. Siempre está en guardia y nunca se fía de nadie. Le da igual luchar por el bien o por el mal, sólo le importan sus cosas. Nunca había tenido amigos y le cuesta sentir afecto o remordimiento, son sentimientos que tuvo que dejar atrás para poder sobrevivir en 'la colmena' de esclavos en la que vivió durante su infancia

Contexto

Él era un esclavo más. Nunca supo nada sobre su familia, ni si quiera sabe si de verdad tuvo padres alguna vez. El único recuerdo de sus padres era su propio nombre, aunque en el pozo de esclavos donde servía su nombre no era más que un número, y todos trabajaban sin más descanso que el necesario en 'la colmena', como los señores llamaban al conjunto. Su trabajo en el pozo era el de transportar material de día, mientras unos cuantos guardias se burlaban diariamente de ellos y cometían diversos abusos. El temor estaba presente en todos los que allí trabajaban, ninguno sabía cuánto tiempo de vida le quedaba o si siquiera vería la luz de otro día. Cada familia de esclavos era como una casa con varias vigas, siempre que uno caía siempre había otro para reemplazarle, y con este nuevo todos seguían sosteniendo ese tejado donde los señores vivían a costa de sus vidas. Mas no fue este el verdadero comienzo de la vida de Arth. El hecho que marcó el comienzo de su vida fue más bien otro, totalmente distinto a todo lo que tuvo que pasar en ese lugar él solo, un acontecimiento llamado 'el día 0'. Uno de los guardias había sido encontrado muerto, la respuesta no se hizo esperar y atacaron con todas sus fuerzas a los esclavos de la colmena. Todos lucharon como pudieron, pero ninguno de ellos era rival para esos guardias, principalmente porque iban desarmados. Arth aprovechó un descuido de las fuerzas enemigas para escaparse de la colmena, aunque eso le costase otra cicatriz más, esta última más dolorosa que cualquier otra en el ojo izquierdo, causada por el latigazo de uno de los guardias mientras huía. Varios años estuvo vagando por el mundo hasta que se topó con los primeros indicios de civilización. Sin perder el poco ánimo que le quedaba, decidió empezar una nueva vida en esas tierras totalmente nuevas para él llamadas Pandora









Enero 2.010 Pandora-Aion | Web optimizada para 1.024x768 | Diseñada y actualizada por:

Pandora, su arpa y su caja