Pandora-Aion | Comunidad online

Edorn

Datos personales

Nombre: Edorn
Título: Aura de plata o 'Aurargéntea'
Sexo: Hombre
Pueblo: Asmodian
Etnia: Adaron
Legión: Ninguno
Profesión: Cazademonios / Mercenario


   

Apariencia

Altura: 1'89 m
Peso: 96 Kg
Complexión: Atlético
Color de ojos: Violáceos acompañados de algunas motas de color plateado
Color de cabello: Plateado. Puramente plateado
Rasgo característico: Su extraña palidez tal vez sea algo de lo que más llama la atención siendo de la etnia que es, acompañando a un extraño tatuaje en el cuello el cual acostumbra a ocultar, casi podría decirse, que con vergüenza. Del mismo modo, su característico color de pelo es inconfundible
Breve descripción: Todas las miradas se posan sobre este hombre; en especial las de las féminas. Con un paso rápido y seguro, se mueve entre la multitud muchas veces dejándose ver, encapuchado en una túnica gris como el cielo de un día de invierno en Altgard. Su paso rápido lo tachan como alguien que hace las cosas de manera rápida y antes de que nadie se de cuenta, y su seguridad, que las hace bien. Casi todas las mujeres lo miran con inmensa curiosidad por su a veces angustiosa aura de misterio y algunas, aunque no logran verle la cara, automáticamente, lo desean para ellas. Bajo la capucha gris, se puede apreciar una ristra de hebras de pelo plateadas, brillando al son de los rayos del sol por el día y de la luna por la noche. Por su complexión física, a la legua se nota que es un guerrero, ya no sólo por el tamaño de sus músculos ni la fuerza que presenta, sino por el armamento que acostumbra a llevar, siendo así un espadón tan grande como él a su espalda, de un acero perfectamente forjado, así como una ristra de cuchillos los cuales le recorren del hombro izquierdo hasta el muslo contrario, sobre una cota de mallas o placas habitualmente. En su cuello se puede apreciar una fina cadenita de plata cuyo brillo tenue y argénteo a veces ciegan a aquellos que la miran. Sus ojos, por el contrario, son un factor más que añadir a ese aura de misterio que presenta este guerrero, pues su color violáceo conjuntado con las pequeñas motas plateadas del interior del iris, además de atraer, amedrentan

Su mirada es astuta, manipuladora y calculadora, e incluso podría decirse que aterradora

Personalidad

Clase social: Boendr
Orientación sexual: Heterosexuxal
Alineamiento: Caótico neutral
Fe: Indiferente
Virtud: Tal vez la mejor virtud que lo destaca es la capacidad que tiene para observar las situaciones
Debilidad: Frío. Es extremadamente frío con la gente, especialmente con quien no conoce, y es extremadamente complicado convencerle para hacer algo que él no quiera, o tan siquiera, conocerle. De igual modo, lo pierden sus pequeños rasgos egoístas y avaros
Actitud: Su actitud, no contribuye demasiado a que la gente con quien trata tenga mejor concepción de él, aunque quien llegue a conocerlo bien sabrá por qué es así. Acostumbra a mantenerse al margen de los asuntos banales de los demás, sólo entrometiéndose cuando la situación es extremadamente necesaria o cuando quiere quedar bien ante una multitud; y del mismo modo cuando le pagan por ello. Sin embargo. Cuando le surge un trabajo, deja al lado todas las palabras frías e hirientes y lo primero que pregunta es:

'¿Cuánto cobraré?'

Contexto

Tal vez por lo que es sea su desgracia. Muchos lo llaman 'hijo de puta', otros 'maldito bastardo' y otros muchos 'el cabrón plateado de allí'. Desde siempre recibió esos nombres. Bueno, desde siempre no. Vivió y creció en la granja de sus padres hasta los ocho años, después de cómo lo dicen muchos, 'nacer muerto'. Con los favores de ciertos individuos, Edorn volvió a la vida, como cualquier niño normal y a los ocho años, se lo llevaron de su casa sin contemplación alguna. Lo escondieron en una de las casas del fuerte de Altgard y allí, lo instruyeron en la caza de infernales. Sin embargo, el pequeño durante las lecciones no hacía sino, mirar al exterior, y a la niña que siempre jugaba enfrente, con un pequeño piano y un montón de cartas encima de éste. Cada vez que lo hacía, sus maestros le soltaban un varazo, causándole dolor y justo después y sólo después, salía a escondidas, encontrándose con la pequeña. Ella le dijo que se relajaba tocando el piano, y que aprendía magia con las cartas y el pequeño muchacho la escuchaba y miraba jugar. Aquellos encuentros se prolongaron durante meses, forjándose así una profunda amistad, hasta que finalmente, los maestros de Edorn se enteraron y así, trataron de capturar a la niña suponiendo que sería un obstáculo en el entrenamiento del cazademonios y del mismo modo, pensando que sería extremadamente útil gracias a sus visiones del futuro. Edorn se adelantó a ellos y en una noche, llamó a la ventana de la pequeña a pedradas, haciendo que ésta bajase. Trató de convencerla de que se alejase de él, que podía ser peligroso, y ella no hizo sino, rehuir de sus advertencias. El pequeño, llevado por la preocupación por su querida amiga, comenzó a portarse mal con ella allí mismo, haciendo que la adivina pillase un soberano berrinche, marchando a casa, no sin antes entregarle un hermoso zafiro en mano, asegurando que algún día volverían a verse. Su entrenamiento prosiguió y a los treinta años, nada más ascender a su estado de Daeva; lo hicieron abandonar el nido, tras hacerle beber la sangre de un demonio, borrando así, lo poco que quedaba de bueno en él, sólo quedando su cariño por su desaparecida amiga

Se convirtió en lo que todos esperaban. Era un cazademonios









Enero 2.010 Pandora-Aion | Web optimizada para 1.024x768 | Diseñada y actualizada por:

Pandora, su arpa y su caja