Pandora-Aion | Comunidad online

Mara

Datos personales

Nombre: Mara
Título: No tiene ninguno
Sexo: Mujer
Pueblo: Asmodian
Etnia: Ulvherr
Legión: No pertenece a ninguna
Profesión: Cazadora, asesina sin escrúpulos. Se considera a sí misma una elegida del 'Fuego' (entendiendo el Fuego como la 'divinidad' que adora), una impartidora de justicia, una ejecutora de infieles (Arquera)


   

Apariencia

Altura: 1'92 m
Peso: 75 kg
Complexión: Atlética
Color de ojos: Amarillo
Color de cabello: Rojizo-anaranjado
Rasgo característico: Le falta el ojo derecho, alrededor del cual puede apreciarse que su piel está encallecida y quemada, siendo de un color más violáceo oscuro que el resto de su piel. Va siempre descalza, mostrando la piel también quemada de sus 'garras'
Breve descripción: Mara se presenta como una ninfa descarriada: lo que en la cultura tradicional podría haberse considerado una belleza casi exótica, se ve truncada y distorsionada por sus numerosas quemaduras: la falta de uno de sus ojos y la incapacidad de sonreir con la mirada. Su gran envergadura, herencia de su etnia, la convierte en una figura que suele desentonar con el entorno, que podría parecer una muñeca rota y maltratada por un niño caprichoso si no fuese porque su estampa es orgullosa y candente. Sus movimientos son generalmente calmados, pero se vuelven abruptos al reaccionar, como si de repente a una hoguera que arde tranquilamente le atacara un golpe de viento y las llamas cambiasen inesperadamente de cadencia, pilladas por sorpresa

Personalidad

Clase social: Se considera a sí misma esclava (si bien es Boendr de nacimiento)
Orientación sexual: Bisexual, ya que entiende al Fuego como una dualidad: hombre y mujer, destrucción y creación, muerte y vida
Alineamiento: Caótico maligno
Fe: Podría decirse que muy fanática de Zikel y Yustiel; venerando a ambos en la figura destructiva y creadora del fuego
Virtud: Es capaz de, de cara a los demás, esconder su obsesión y su fanatismo bajo una máscara de cortesía y falsedad. Como el fuego, sabe bailar a cualquier son y adaptarse a cualquier situación por fuerte que sea el viento que sople: su fe es la madera que la hace arder incluso en los días de tormenta
Debilidad: Esa misma fe que la empuja hacia delante es la misma que la consume, quemando cualquier resquicio de cordura poco a poco y cortejándola hasta el punto de adoptar al mismo fuego como su único amante y dueño, con los riesgos que ello puede conllevar para su propia integridad física y mental
Actitud: Poco sociable, pero no huye de las multitudes si se ve envuelta en ellas. Su carácter puede variar desde la suave y caprichosa luz de una vela hasta la violencia de una explosión de magma

Contexto

Poco recuerda Mara de su anterior vida: que ya de pequeña gustaba de jugar con los rescoldos de las hogueras y que adoraba ver arder las cosas. Que comenzó, con la adolescencia, a encontrar un extraño placer en quemarse a sí misma. Que con el tiempo descubrió que la danza y el fuego eran uno, y que combinándolos alcanzaba estados de éxtasis que nunca antes había experimentado. Se volvió adicta a la sensación, a riesgo de quemarse los pies al bailar sobre ascuas, abandonándose a la cadencia de una danza casi salvaje y ancestral cuyo ritmo sólo ella podía oir. Un ritmo que ella entendía como los susurros de su dueño, el Fuego, entregándose a él, pidiéndole que fuera uno con ella, buscando la total unidad

Negada siempre de sus deseos, y frustrada por su incapacidad de ni siquiera ser capaz de buscarle a través de la magia al no tener el don requerido, Mara abandonó su hogar de Pandemonium (donde residía en el seno de una familia más que acomodada) en busca del Fuego, como una amante obsesionada y trastornada, cegada por la negación de su placer
En su sendero aprendió que no todo el mundo entendía su búsqueda o su danza y pronto, tras la pérdida de su ojo al ser acusada de cortejar demonios, comenzó a guardar para sí su fe y su obsesión mientras continuaba su particular cruzada. Cruzada que pronto se vio influenciada también, inevitablemente, por la Guerra mantenida entre Elysea y Asmodae. Mara, habiendo sido enseñada (acertada o equívocamente) por su propia familia que el Fuego es parte de todo y que su presencia es más fuerte en Asmodae que en las Tierras del Sur, entendió que proteger Asmodaa complacería también a su tan deseado amante y que si tomaba parte en la gran Guerra quizás, sólo quizás pues conocía los caprichos de las llamas, se aparecería ante ella y la haría suya al fin









Enero 2.010 Pandora-Aion | Web optimizada para 1.024x768 | Diseñada y actualizada por:

Pandora, su arpa y su caja