Pandora-Aion | Comunidad online

Mikah

Datos personales

Nombre: Mikah Malvaluna (Nombre real: Rhazz'il Wag-nag Je'Han)
Título: Hija del Viento del Norte / Hija de Aquilón
Sexo: Mujer
Pueblo: Asmodian
Etnia: Nauhal
Legión: No pertenece a ninguna, actúa de forma independiente
Profesión: Ladrona por afición y acróbata por necesidad, pícara / Asesina


   

Apariencia

Altura: 1'58 m
Peso: 45 kg
Complexión: Atlética aunque muy esbelta, de líneas sinuosas e insinuantes
Color de ojos: Negro ónice
Color de cabello: Rojo fuego
Rasgo característico: Sus pupilas tienen forma de media luna
Breve descripción: Mikah es una chiquilla inconformista con ínfulas de gran señora que atraviesa, con cierta y comprensible dificultad, ese estadio a caballo entre la adolescencia y la juventud, con todas las consecuencias físicas previsibles –y también las imprevisibles– que tal período conlleva. Recién cumplidos los dieciséis años, está empeñada en demostrar continuamente que ya no es una niña, lo que pretende conseguir vistiéndose siempre excesivamente provocativa, sin dejar prácticamente nada a la imaginación. Sabe sacarle partido a los atributos que la naturaleza le concedió de un modo que muchas mujeres ni se atreven a soñar, convirtiéndose por ello en la fantasía inconfesable de la mayoría de los hombres que la conocen o tienen trato con ella. Normalmente lleva la larguísima melena recogida en una cola de caballo con varias cintas, para que no le estorbe a la hora de salir corriendo pero sin que por ello renuncie un ápice a su coquetería. Su piel, de un verde acebo brillante, resplandece a base de aceites naturales con que se masajea cada mañana, logrando así un aspecto que no pasa desapercibido a los ojos de la multitud, pero que resulta extrañamente fácil de olvidar cuando desea pasar inadvertida. Sus ojos, sus labios, sus gestos.. Todo en ella lleva a la confusión poco inocente, pero útil en definitiva, de la ilusión causa por la niña que juega a ser mujer

Personalidad

Clase social: Ciudadana (Procedente de una familia de esclavos libertos)
Orientación sexual: Heterosexual (Siente una atracción irrefrenable hacia los hombres fornidos y musculados)
Alineamiento: Caótica Neutral
Fe: Indiferente
Virtud: Sabe reconocer el peligro en cualquier situación y circunstancia
Debilidad: Las uvas y su abanico de plumas
Actitud: Aunque trata de aparentar madurez tanto en sus expresiones como en sus formas, lo cierto es que Mikah no puede traicionar su auténtica naturaleza, siendo en ocasiones traicionada por emociones un tanto infantiles contra las que no puede luchar, y que más de una vez la han metido en un serio aprieto. Caprichosa e irascible cuando llega al límite de su paciencia –lo que no es infrecuente–, por lo general suele mostrarse abierta y accesible a los demás, amable, incluso, aunque no tenga lo que se dice muchos amigos. Es más dada a desconfiar e investigar por su cuenta que a aceptar las cosas según le vengan, pues la experiencia, si no mata, alecciona. Maestra del sarcasmo y también del engatusamiento, Mikah no deja que sus emociones sean visibles para los demás por una mera cuestión de orgullo. De poder hacerlo, de tener oportunidad, mataría por un hombro sobre el que llorar y desahogarse. No obstante, para el mundo que la contempla como si asistiese a una pequeña obra de teatro, actúa pizpireta y risueña, ocultando con cautelosa precisión tanto sus heridas como sus grietas

Contexto

Nacida como Mikahella Malvaluna, aunque odie que la llamen por su nombre completo, esta joya de los nauhal aprendió desde jovencita que la vida te la dan, pero no te la regalan, por lo que su filosofía ha estado desde el principio basada en sobrevivir día tras día para seguir adelante, y esa y no otra es la única y mejor recompensa posible. No obstante, ello no significa que uno no pueda divertirse de cuando en cuando haciendo de las suyas; más aún cuando se es huérfana de padre y se tiene una madre incapaz de negarle nada a su pequeña. Con apenas quince años, Mikah decidió que eso de estudiar no iba con ella y se marchó por el sendero sin echar la vista atrás, sin dinero en la bolsa y con mucha picardía en los ojos, dispuesta a conocer por sí misma un mundo del que sólo tenía referencia a través de cuentos e historias increíbles. Obsesionada desde su más tierna infancia con el sabor de las uvas, hasta un punto que cuesta comprender, se marcó como cruzada personal hacerse pasar por una dama jara de Asmodae para ser invitada a una fiesta de la alta sociedad y comer racimos y racimos de esa fruta hasta sucumbir. Para ello, Mikah confecciona desde hace tiempo un elaboradísimo abanico de plumas que consigue atracando a descuidados legionarios Elyos en el Abismo, a quienes embosca con argucias que harían sonreír al más serio. Poco a poco va acercándose al término de su misión, pero mientras tanto se mantiene –y entretiene– viviendo a salto de mata, buscando lo que necesita y tomándolo sin que nadie piensa que una muchacha como ella sea capaz de algo tan feo como robar









Enero 2.010 Pandora-Aion | Web optimizada para 1.024x768 | Diseñada y actualizada por:

Pandora, su arpa y su caja