Pandora-Aion | Comunidad online

Quinn

Datos personales

Nombre: Quinn Mirna Reigel
Título: El Sabio / Puño de Hierro
Sexo: Varón
Pueblo: Asmodian
Etnia: Yhauzen
Legión: Desconocida
Profesión: Filósofo (Invocador)


   

Apariencia

Altura: 1'75 metros
Peso: 70
Complexión: Definida
Color de ojos: Grisáceos
Color de cabello: Blanquecina
Rasgo característico: Mano derecha cosida por múltiples cortes y alguna zona amputada
Breve descripción: Una melena desmarañada de rojizo y sedoso pelo cubre sus ojos, dejándose reposar sobre sus hombros tranquilamente, mientras sus serenos y apagados ojos miran al frente a través de un fino hilo de su propio cabello. Su cuerpo, de un tono negruzco a causa de su lugar de nacimiento, se define a los suaves músculos poco entrenados. Su blanquecina sonrisa, turbada a lo largo de los años por las comidas, se dibuja en una cara simpática, de mejillas poco hinchadas y mentón cubierto de una pequeña perilla recortada y definida. Su nariz, fina y redondeada, marca en su fin la profundidad de sus húmedos y carnosos labios, donde normalmente se dibuja una sonrisa. De aspecto nostálgico y confiado, débil. Posee unas delicadas manos, de amplia palma y cortos dedos, de las que se siente bastante orgulloso de poseer; en conjunto con sus flacos y bien estructurados brazos, es la parte de su cuerpo que más le gusta. Sus piernas son robustas, aunque débiles, al igual que sus delicados pies, que debe tratar con mucho cuidado, ya que sufre de dolores en la planta por las diversas quemaduras que lleva en ellas. Normalmente suele vestir con túnicas, desprovisto de adornos, aunque porta cierta cantidad de joyería en muñecas y tobillos, así como colgantes y anillos

Personalidad

Clase social: Nómada (Guilder)
Orientación sexual: Heterosexual
Alineamiento: Neutral Bueno
Fe: Devoto
Virtud: Buen consejero
Debilidad: Tristeza
Actitud: Amable con los demás, aunque algo arisco e inclinado a la soledad. Un superviviente nato, con un corazón en una mano y una espada en la otra. No rechazará la oportunidad de tener amigos, sin embargo no los buscará ni forzará al destino a encontrarse con lo que sea su destino

Contexto

Tras varios meses de camino entre las distintas tierras de Asmodae, la mujer se derrumbó expulsando su último aliento, y dejando caer aquel bulto que llevaba entre sus manos. Nadie pudo hacer nada por devolverla a su anterior estado; sin embargo, aquel pequeño trapo de tela azulada.. se movía entre las arenas, intentando escapar de su juguetona prisión. Una pequeña mano salió del viejo trapo, revelando lo que bajo él se ocultaba. Decidieron llevárselo con ellos

Pasaron los años en las cálidas regiones que rodean el desierto de Oblivion. Quinn, así como le habían nombrado sus acogedores, creció en un entorno hostil, lleno de peligros para cualquier pequeño ser; sin embargo fue bien educado y tratado, aceptado en la cultura del lugar y en todas sus artes. Aprendió a recolectar agua, distinguir los animales y bestias que existían, invocarlos, etc. Era un superviviente nato

Sin embargo Quinn cayó entre los ásperos brazos de las arenas de Oblivion, en Morheim, una fría noche. No recordaba nada de lo sucedido en aquel lugar, ni dónde debía ir.. tan sólo cuerpos muertos teñían la pálida arena, sombreada por el astro que ofrecía su tenue luz al lugar. Tras elevar su agotado cuerpo, se dirigió hacia el horizonte, a fin de encontrar algún indicio de lo que aconteció donde él se encontraba. Tras días y noches buscando la respuesta, tuvo que abandonar el lugar, aventurándose en un mundo que ni él mismo recordaba.. en busca de su pasado









Enero 2.010 Pandora-Aion | Web optimizada para 1.024x768 | Diseñada y actualizada por:

Pandora, su arpa y su caja