Pandora-Aion | Comunidad online

Sauriel

Datos personales

Nombre: Sauriel
Título: Manos Rojas
Sexo: Hombre
Pueblo: Asmodian
Etnia: Adaron
Legión: Ninguna
Profesión: Mercenario Gladiator


   

Apariencia

Altura: 190 cm
Peso: 87 kg
Complexión: Esbelto de espalda ancha
Color de ojos: Amarillos
Color de cabello: Rojo carmesí
Rasgo característico: Cicatriz doble cruzándole la cara
Breve descripción: Alto y esbelto de figura pero con una musculatura excepcional en los hombros y espalda. Con cara angulosa, de facciones duras y expresión seria y desinteresada. Piel curtida por los años y las heridas

Personalidad

Clase social: Boendr
Orientación sexual: Heterosexual
Alineamiento: Caótico-neutral
Fe: Fanático
Virtud: Muy profesional en su trabajo de mercenario a sueldo
Debilidad: Depresivo
Actitud: Un perro viejo, un guerrero curtido en el fragor de la batalla. Esa figura sombría en una taberna esperando alguien que necesite de sus servicios. Amigo de su escudo, compañero de su espada y fanático seguidor de su señora Triniel, a la que dedica su trabajo y vida entera. Eficaz y de pocas palabras, perfecto para matar cosas, inútil para lo demás

Contexto

Nacido en el seno de una familia acomodada, hijo de Luzuahm y del prestigioso guerrero Melkava, siempre mostró dotes para la batalla. Criado de espartanas maneras pronto se convirtió en el orgullo de su padre y la esperanza de su pueblo como sucesor del propio Melkava, al mando de la Legión de Malevolgia en abrirse paso a las tierras de Elysea. Bajo la protección de Zikel, su pueblo pretendía encumbrar las tierras del sur con sus estandartes, y tras mucho tiempo de espera había llegado el momento. -'¡Sangre, queridos hermanos, es lo que esta noche obtendremos! ¡Sangre de nuestros enemigos, con mi hijo al frente del asalto nada detendrá nuestro avance hacia la victoria!'- gritaba Melkava durante la carga hacia el ejército enemigo. Nada más lejos de la realidad, pues en el primer choque de escudos de ambas fuerzas el joven guerrero cayó inconsciente por el golpe

No supo cuánto tiempo había pasado, pero al despertar el campo de batalla no era más que una yerma fosa común donde los dos ejércitos yacían inertes. En la marea de cadáveres avistó horrorizado el de su padre, empalado por 3 picas cruzadas. De repente divisó una figura que se movía, quizás producto de la contusión, o del impacto de ver a sus congéneres y familiares muertos.. Una dama esbelta sombría y de mirada fría se le acercó -'Joven arrogante, tu orgullo y lealtad a Zikel te ha costado la vida de los tuyos. Redención te prometo si me dedicas el resto de la tuya, quizás así te perdones por traicionar la confianza de tu progenitor. Trae la salvación a los tuyos junto a mí y apártalos del desgraciado de Zikel, se el comandante de mi legión de muertos'- y la figura se desvaneció entre la bruma de la batalla. Herido y con la mirada perdida, como hechizado se dirigió de vuelta a casa

Al recibimiento acudieron los pocos aldeanos que no fueron a la batalla, los ancianos, los niños más pequeños y los incapacitados. Ante la pregunta del desarrollo de la batalla, el muchacho recordó las palabras de la mujer misteriosa y empezó a lanzar mandoblazos a diestro y siniestro con todos sus congéneres. Con las manos manchadas de la sangre de los suyos empezó a vagar sin rumbo y sin dinero, sólo su espada y su escudo. No tardo mucho en prostituirlos a cambio de un puñado de monedas, y así va subsistiendo. Unos lo llaman loco, otros lo llaman depresivo, otros simplemente prefieren no opinar de él.. pero cierto es que este hombre es bueno en su trabajo. Corren rumores de que en la batalla nuestro joven guerrero fue herido en la cara, y que también respondía al nombre de Sauriel.. pero lo cierto es que pocos se atreven a preguntarle a este habitante de las esquinas oscuras de las tabernas por su pasado









Enero 2.010 Pandora-Aion | Web optimizada para 1.024x768 | Diseñada y actualizada por:

Pandora, su arpa y su caja