Pandora-Aion | Comunidad online

Séfora

Datos personales

Nombre: Séfora
Título: Tiene un sinfín de ellos
Sexo: Mujer
Pueblo: Asmodian
Etnia: Yhauzen (Nacida en el bosque de Munihele / Ishalgen)
Legión: Ninguna por el momento
Profesión: Hilandera / Asesina a sueldo


   

Apariencia

Altura: 1'63 metros
Peso: 59 Kg
Complexión: Atlética
Color de ojos: Ambarinos
Color de cabello: Azabache
Rasgo característico: Las pupilas de sus ojos son alargadas como las de un animal, recuerdan cierta similitud a las de un felino, aunque no del todo
Breve descripción: Baja dirían algunos, sin embargo sus formas más que sinuosas la hacen agradable a la vista; de grandes caderas y fuertes piernas, senos pequeños pero firmes. Sus orejas terminan ligeramente en punta, escondiéndose estas por un fino y liso cabello, tan suave y escurridizo como lo es ella misma. Esta chica de la etnia Yhauzen destaca por su manera de moverse, como siempre alerta y al acecho. Ágil y flexible, diestra con las manos, las cuales afina cual músico a su instrumento

Personalidad

Clase social: Esclava
Orientación sexual: Heterosexual
Alineamiento: Neutral- Caótico
Fe: Indiferente / Aun sabiendo de la existencia de Aion rinde culto a unos dioses perdidos en los abismos del tiempo
Virtud: Perspicaz
Debilidad: Prudente e insegura
Actitud: Esta joven pasa desapercibida por las grandes masas, quizás por su tamaño o porque no parece destacar en nada visible al ojo humano. Prudente siempre, prefiere observar a los demás, perdiéndose muchas veces en un mundo creado por su mente inquieta. A pesar de su prudencia, se deja llevar por sus más básicos instintos, llegando a comportarse en ocasiones como un animal. Cuando la ocasión lo requiere se convierte en una persona sibilina y astuta capaz de acercarse a la persona no sólo en cuerpo sino también en alma, valiéndose de ese extraño misticismo para engatusar a quien será su presa. Disfruta de la vida al limite, y tanto es así que aun siendo desconocedora del por qué, parece haber encontrado en el dolor ajeno una especie de placer que roza lo obsceno, al igual que el gusto por arrodillarse ante aquel que sepa domarla

Contexto

Sombra. Así podría empezar a titularse cualquier capitulo de los cuentos de Asmodae, allí donde el sol no alumbra. Las sombras es lo que han dado color a la piel de esta joven Asmodian desconocedora del mundo ante sus ojos y bajo sus pies. No parece disgustarle, al contrario, ahora se cree parte de una de esas representaciones de sombras chinescas creadas bajo la piel curtida de su bodhrán. Sus ágiles dedos nacieron para tocar el ritmo de los latidos de su corazón, para peinar y acariciar sus cabellos y para hilar el tapiz de un destino aciago. Ella sólo tiene eso, una sombra que se cierne sobre ella y que se hará aún más grande, conforme más se acerque a esa luz de la que huye aun sientiéndose atraída; Elysea, la nación bañada por la luz. Nada le queda, nada tiene. Sólo un nombre, el mismo que encontró en una vieja hoja de papel allí donde sus ahora dueños, le preguntaron: 'Mujer.. ¿Cuál es tu nombre?', dijo el hombre mirándole desde arriba algo despectivo, donde sólo un hilo de voz rasgada contestó: 'Séfora'









Enero 2.010 Pandora-Aion | Web optimizada para 1.024x768 | Diseñada y actualizada por:

Pandora, su arpa y su caja