Pandora-Aion | Comunidad online

Tarik

Datos personales

Nombre: Tarik Breingherr
Título: Tocado por el fuego
Sexo: Hombre
Pueblo: Asmodian
Etnia: Ulvherr
Legión: ---
Profesión: Cazador, explorador


   

Apariencia

Altura: 1'95
Peso: 98 kg
Complexión: Atlético
Color de ojos: Violetas
Color de cabello: Pelirrojo
Rasgo característico: Tatuaje en forma de llamas alrededor del ojo derecho
Breve descripción: Es un varón Asmodian alto y fornido, de evidente ascendencia Ulvherr, de piel violácea a juego con sus ojos acostumbrados a mirar tras cada rincón de su desolada tierra. Su pelo cae alborotado en una melena larga a sus espaldas, como el fuego de una hoguera. A pesar de su imponente físico, dado su entrenamiento como cazador ha aprendido a paliar la torpeza que podría tener alguien de su estatura

Personalidad

Clase social: Boendr
Orientación sexual: Heterosexual
Alineamiento: Caótico neutral
Fe: Devoto
Virtud: Sentido para el peligro
Debilidad: No soporta ver su honor ni el de su pueblo en entredicho
Actitud: Constantemente alerta de su entorno, herencia de la supervivencia Asmodian, suele ser algo rudo de carácter y demasiado directo a veces, esperando que todos sus hermanos estén a la altura de lo que se espera de un Asmodian, soliendo desdeñar a los demás. Tiene tendencia a liderar el camino cuando nadie decide tomar la iniciativa

Contexto

Dura y áspera. Así es Asmodae. Así son los Asmodian. Tarik no es una excepción, por eso antes de alcanzar la mayoría de edad entre los suyos ya quería demostrar que podía seguir los pasos de sus padres. Tanto su padre, veterano explorador, como su madre, aguerrida gladiadora, transmitieron a la sangre de su progenie el amor por la lucha. A pesar de que su padre se ausentaba del hogar constantemente, y que su propia madre era quien se encargaba de que sus hijos aprendieran a valerse en la lucha, Tarik buscó siempre el ejemplo de su padre, pensando en llevar sus pasos lejos de los asentamientos Asmodian y encontrar secretos y maravillas para su pueblo

Tanto es así que mientras los chicos de su edad se conformaban con imaginarlo, con escribirlo, o con verlo en la caza que traían los adultos, él pensaba en dar muerte a las bestias con sus propias manos, movido por el arrojado fuego interno de los Ulvherr. Por ello, logró convencer con sueños e historias de grandeza a sus amigos para ir en busca de su primera presa, a pesar de la reticencia de alguno de ellos

Pero cuando salieron del asentamiento y encontraron lo que fueron a buscar, todo fue muy diferente. Una de las bestias de los campos se abalanzó sobre el grupo de jóvenes, que cayeron presa del pánico. A pesar de que Tarik intentaba decirles cómo actuar contra ella, sólo consiguieron que les persiguiera hasta alcanzar a uno de ellos, al pobre Mathir. Tarik saltó sobre la bestia, clavándole un cuchillo en la nuca del animal, derramando su sangre que se mezcló con la de la garganta del pobre niño que yacía bajo las fauces del monstruo, cuyo mayor sueño en la vida era recoger en libros el saber militar y cultural de su pueblo

Llevaron a la bestia y al cuerpo de su compañero de vuelta al pueblo. Condenaron su temeridad, que se había saldado con la vida de uno de los suyos, y aunque en cierto modo orgullosos de la caza que habían logrado y la fuerza que habían mostrado, decidieron someterles al entrenamiento militar y de campo antes de tiempo, para que encontraran el mismo destino que Mathir o se convirtieran en un orgullo para el pueblo de los Asmodian. Desde entonces, y como sus propios padres exigieron, no hubo piedad para Tarik. Supervisado por su propio padre, se le exigía más de lo que podía dar con su edad, que trataba de paliar con un sentimiento de superación dirigido a llamar la atención y el orgullo de sus progenitores

Les llevaban al campo abierto y luego les abandonaban, haciéndoles aprender a sobrevivir repitiendo la misma locura de su infancia en entornos cada vez más hostiles. Aquello endureció el carácter de Tarik y del resto de sus compañeros, pero al mismo tiempo estrechaba los lazos con los suyos. Tal vez porque era la mejor manera de sobrevivir, o porque se sentía culpable de la muerte de Mathir, Tarik no pudo evitar sentir la necesidad de proteger y dar su misma sangre si era necesario por sus compañeros, siempre y cuando demostraran que por sus venas corría el mismo arrojo y determinación

Con el graduado militar, pasaron finalmente a las filas de los Asmodian. Con una trayectoria prometedora, muchos coincidían en que pronto llegaría a estar a la altura de su padre. Sin embargo, años más tarde, su padre fue enviado a una misión tras la que, pasados más años aún, no regresó. Cuando trató de abandonar el servicio militar Asmodian para ir en busca de respuestas y de su prueba de madurez final, sus superiores le sorprendieron con una extraña misión: partiría del pueblo sólo, ya no sólo para buscar a su padre, sino para traspasar, con el tiempo, las fronteras de su territorio y adentrarse en tierras desconocidas, aprender de todo ello, especialmente de sus aborrecidos enemigos, los Elyos, y volver algún día para compartirlo con los suyos, o morir en el frente, allá donde fuera necesaria la ayuda de sus sentidos y su fuerza

Partió escuchando en su cabeza las palabras de su madre: 'Ve, hijo mío, sal ahí fuera, y mata a tantos como puedas'. Con esto, su recuerdo, el de sus hermanos, y de sus compañeros, y su misión en mente, comenzó su andadura por ésta tierra dura y áspera. Tanto como los Asmodian









Enero 2.010 Pandora-Aion | Web optimizada para 1.024x768 | Diseñada y actualizada por:

Pandora, su arpa y su caja