Pandora-Aion | Comunidad online

Thaerion

Datos personales

Nombre: Thaerion
Título: El Silencioso
Sexo: Hombre
Pueblo: Asmodian
Etnia: L'yen
Legión: No pertenece a ninguna legión
Profesión: Espía y asesino


   

Apariencia

Altura: 1'80 cm.
Peso: 70 Kilos
Complexión: Delgado y fibroso
Color de ojos: Grises, un color poco común entre su raza. Aunque adquieren un tono rojizo cuando se encienden de rabia o para ver en la oscuridad
Color de cabello: Negro azabache
Rasgo característico: Una cicatriz en el puente de la nariz y otra en forma de cruz en la frente
Breve descripción: Thaerion posee una belleza algo andrógina con rasgos finos y demasiado delicados para un hombre. Posee un rostro que parece esculpido como el de una estatua, con unos ojos rasgados de color gris y unos labios bien formados que habitualmente suelen mostrarse serios y carentes de emoción. Dos cicatrices surcan su rostro, una con forma de cruz en la frente y otra atravesando el puente de una nariz afilada y bien definida. Viste ropas cómodas y de colores oscuros, ceñidas a un cuerpo bastante delgado pero aún así fibroso y en forma. Sus movimientos son rápidos y precisos y sus garras tan mortales como sus dos dagas atadas a la espalda en forma de cruz

Personalidad

Clase social: Thane
Orientación sexual: Heterosexual
Alineamiento: Neutral
Fe: Indiferente
Virtud: Su sigilo, que le ayuda a pasar inadvertido cuando lo necesita. Se le da bien la música
Debilidad: El amor hacia la mujer que lo salvó es su gran debilidad, lo tiene obsesionado y no dudaría en morir por ella. Aunque pocos saben su secreto. Al igual que la espada de la familia, capaz de acabar con su vida para siempre
Actitud: Thaerion es paciente y reservado, no suele hablar mucho y le cuesta confiar en las personas de su alrededor. Prefiere observar y escuchar antes de actuar, motivo por el cual se ha convertido en un espía bastante valorado entre los suyos. Sabe llegar a la información que necesita sin ser visto, y en el caso de ser descubierto actuar con rapidez y astucia, valiéndose de su destreza en el combate

Contexto

Me llamo Thaerion y pertenezco a una orgullosa casta de guerreros entregados a su pueblo y a su Señor, Lord Asphel, desde tiempos inmemoriales
Laremion es mi apellido, aunque muchos nos llaman 'Los Malditos', sobrenombre tan antiguo como nuestro primer miembro, mi abuelo Athor, al que una mujer despechada maldijo junto a todo su linaje a causa de la rabia y los celos. Manda huevos que tengamos que pagar los demás por los cuernos de otro, pero es lo que nos ha tocado y por mucho que nos pese, parece ser que la sombra de esa traición sigue nublando nuestras inmortales vidas. Pues somos Daevas, y nacemos con ese don innato, cosa que personalmente me hace muy poca gracia
Es una putada nacer y crecer conociendo cual será tu destino, vivir una infancia demasiado corta bajo la sombra de dos hermanos, cada cual más perfecto, tratando de impresionar a un padre que valora la fuerza física y la valentía por encima de todo, y nunca llegar a ser lo suficientemente bueno para él
Supongo que alguien debía ser la oveja negra, debe ser cosa de esa puñetera maldición, pero desde que nací parece como si supiera que yo sería el que continuara con el legado de mi abuelo y mi tía Atheriel, como si su cariño hacia mí se viera empañado por la sospecha de que algún día, yo le fallaría. A pesar de todo, debo decir que he conocido la felicidad y que adoro a mi padre y mi familia con todo mi ser
Como ya dije, tengo dos hermanos, ambos mayores que yo
El mayor de ellos se llama Kheran, el Heraldo de la familia y heredero de su legado. Y sin duda alguna es a él a quién más admiro y respeto por su fuerza de voluntad y sentido del honor y el deber, pero también es a quién más he temido siempre, y puede que esto haya enturbiado nuestra relación desde que era sólo un niño. Nunca me he considerado lo suficientemente bueno como para compararme con él y siempre he tratado de mantenerme a una distancia prudente de su imponente presencia. Sobre él pesa una terrible carga, él es quién debe guardar nuestro mayor secreto, el custodio de nuestra mayor debilidad
Sería un completo imbécil si hablara de esto aquí y ahora, es un secreto, y como tal no debe revelarse y mucho menos dejar plasmado en un pergamino, aunque dudo que alguien lo lea algún día. Pero la prudencia es un don que gracias a dios, me han inculcado desde que tengo uso de razón, y no me llaman 'El Silencioso' sin motivo. Después de Kheran, nació Tanathya, 'La Dama de Acero' la llaman, pero yo se que su interior esconde un gran corazón y una pasión oculta tras esa fría máscara de metal. Al igual que Kheran, ha dedicado toda su vida al combate y se ha convertido en una mortal guerrera, capaz de acabar con la vida de esos malditos Balaur contra los que luchamos sin apenas inmutarse. Sólo su belleza y coraje pueden compararse con su fuerza, y aunque hasta hace poco nunca se había preocupado por gustar a los hombres, desde que conoció a su esposo ha ido mostrando esa tentadora feminidad suya que tanto se interesaba en ocultar. Lástima que ese cabrón no la merezca, aunque eso es un tema que a mí personalmente no me corresponde juzgar
También me llaman el Silencioso porque soy capaz de enterarme de los secretos ocultos de las personas de mi alrededor sin que ellos se den ni cuenta, me gusta observar, obtener información. Pero no suelo hablar de lo que averiguo a no ser que tenga un aliciente lo suficientemente jugoso o crea que es completamente necesario que se sepa
De este modo, podría decirle a mi querida hermana que su marido, no es más que un mujeriego que va dejando por ahí a muchachas con pocas luces y aires de grandeza preñadas. ¿Pero que conseguiría con ello? Ella lo ama, y no me gustaría que volviera a cortarse el pelo como un hombre y se lanzase de nuevo a los brazos de la muerte para olvidarse de él
Aun así, siempre estoy al acecho de ese hombre, y no dudaría en actuar si volviese a cometer semejante estupidez. Supongo que él lo sabe, puedo notar la desconfianza en su mirada, cosa que me causa una retorcida satisfacción
¿He dicho que me llaman el Silencioso, verdad? Sí, creo que ya lo he repetido unas cuantas veces, pues bien, es un apodo bien merecido porque me gusta matar sin hacer el menor ruido, acabar con la vida de mis víctimas antes de que ellos se den cuenta si quiera de mi presencia
Y es a eso a lo que me dedico, lo que mejor se me da. Observar las debilidades de mi enemigo, acechar envolviéndome entre las sombras y cuando es necesario, matar. Puede que muchos piensen que soy un cobarde (y quizás no estén muy equivocados) pero no es por temor por lo que prefiero matar sin ser visto, también se defenderme cara a cara. Aunque la fuerza no sea mi mejor cualidad, he sabido aprovechar la agilidad y rapidez de mis movimientos en el combate. Simplemente, nunca me ha gustado llamar la atención
Pero a pesar de todo, mi trabajo no me aporta ningún tipo de satisfacción, lo hago porque es mi deber, porque he nacido al igual que mis hermanos para servir a mi pueblo y proteger el secreto de nuestra familia con uñas y dientes de aquellos que intentan por todos los medios hacerse con él. Y porque por mucho que trate de negarme a mí mismo la verdad, en el fondo deseo llegar a ser un buen hijo y volver a ganar la confianza que perdí a causa de mi maldita alma condenada por la traición
Aunque ese es un tema, del que prefiero no hablar. Y me temo que ya he contado demasiadas cosas sobre mí









Enero 2.010 Pandora-Aion | Web optimizada para 1.024x768 | Diseñada y actualizada por:

Pandora, su arpa y su caja