Pandora-Aion | Comunidad online

Aleatha

Datos personales

Nombre: Aleatha Lindaris
Título: Ninguno de momento
Sexo: Mujer
Pueblo: Elyos
Etnia: Nauhal
Legión: Ninguna de momento
Profesión: Es una rastreadora Nauhal, dedica su vida a proteger los entornos naturales de Elysea de la amenaza Asmodian e incluso de la posible amenaza de otras etnias establecidas entre los propios Elyos. La vida en el bosque la ha dotado con aptitudes innatas para la supervivencia como pueden ser una gran agilidad o camuflarse en el entorno


   

Apariencia

Altura: Cerca de 1'70 metros
Peso: Unos 55 kilos
Complexión: Esbelta con una musculatura firme
Color de ojos: Verdes
Color de cabello: Entre pelirroja y rubia
Rasgo característico: Tiene un tatuaje de estilo tribal en el brazo que se hizo cuando empezo su andadura por los bosques de Atreia
Breve descripción: De complexion delgada y rasgos suaves, lleva el pelo largo y normalmente suelto, aunque dependiendo de la ocasión también se la puede ver con una o dos trenzas. Mirándola a la cara daría la impresión de ser una mujer dulce y débil, error que queda aclarado rápidamente al observar su firme musculatura y su piel tostada al sol de Elysea tras los años de vida agreste. Suele portar ropas ligeras que le permitan moverse rápida y sigilosamente, normalmente hechas por ella misma, lo que le confiere una apariencia salvaje

Personalidad

Clase social: Supongo que se la podria considerar ciudadana, aunque no suela adentrarse demasiado en la 'civilización'
Orientación sexual: Heterosexual
Alineamiento: Neutral druídico
Fe: Medio, respeta y sigue las costumbres religiosas en el sentido de que forman parte de la naturaleza
Virtud: La férrea lealtad que profesa a aquellos que como ella demuestran cuidar y respetar la naturaleza
Debilidad: La claustrofobia, acostumbrada a los espacios abiertos no soporta sentirse encerrada, incluso en las ciudades se siente nerviosa y tiende a estar alterada
Actitud: Su máxima es: Todos formamos parte de Atreia, quien niega eso y atenta contra él atenta contra sí mismo. Suele ser escéptica con el resto de etnias que viven en ciudades, no obstante no es agresiva ni violenta, actuará violentamente si ve actos de abuso indiscriminado y sin sentido contra la naturaleza

Contexto

Aleatha nació en el seno de una familia Nauhal en una de las colonias granjeras de Elten. Su niñez trascurrió entre el trabajo en el campo junto a su familia y los ritos diarios en honor a Aion. No obstante, ya desde pequeña sintió que no acababa de encajar en esa vida; pese a la libertad que tenía en aquel lugar se sentía restringida por aquella vida de trabajar el campo, y soñaba anhelante con los bosques que se veían tras el poblado, mientras veía cómo el resto de niños jugaban juntos manteniéndose apartados de ella
La vida siguió pasando así, monótona y gris para ella, hasta el día en que ocurrió algo que marcó su destino para siempre. Era una tarde de la temporada de la cosecha; durante esos días solía verse mucha gente en los mercados para comprar y cambiar frutos por otras cosas necesarias. Aquella tarde un grupo de rastreadores surgió del bosque con bolsas de hierbas aromáticas y medicinales para cambiarlas por grano. Su aspecto era salvaje, incluso para los Nauhal que habitaban la colonia, no obstante al verlos los recibieron con respeto y admiración, pues todos conocían la importancia de su labor en el bosque. Quizás fue el destino, quizás simple coincidencia, pero aquella tarde se dirigieron al puesto de los padres de Aleatha. La transacción se estaba llevando normalmente entre su padre y el que parecía su líder. Mientras que Aleatha se quedó mirando con curiosidad a uno de los rastreadores, éste la miró unos segundos y le susurró algo a su cabecilla, el cual la miró y asintió
-Señor Lindaris, me gustaría hablaros sobre su hija, en privado a poder ser
Su padre asintió al hombre y entraron en el carromato, dejando a Aleatha con el resto de rastreadores. Uno de ellos se arrodilló junto a ella y le puso una mano en el hombro:
-Pequeña, ¿alguna vez has soñado con vivir más alla de la ciudad, lejos de la civilización?- Aleatha le miró extrañada, aquella pregunta la cogió totalmente por sorpresa ya que eso mismo es lo que ella había estado ansiando desde pequeña, por lo que tímidamente asintió con la cabeza, recibiendo una sonrisa por parte del hombre
Al cabo de un rato su padre salió del carromato con el otro hombre y miró a Aleatha:
-Hija mia, mi pequeña, este hombre me ha estado hablando de lo que te ocurre. Es una persona muy sabia entre los suyos, y cree que lo mejor para ti sería ir a vivir con ellos ¿tú quieres ir? No tendría por qué ser permanente, y podrías volver a casa cuando quisieras- Aleatha se quedó mirándole fijamente. Su padre le estaba dando la oportunidad de cumplir su sueño, a lo cual asintió con una sonrisa sin dudar
La despedida fue breve, un abrazo, un beso y deseos de suerte, tras ello los rastreadores se adentraron con ella en el bosque
Los siguientes años fueron duros y dichosos a la vez. Extrañó a su familia pero esa sensación se fue disipando cada vez más, hasta que no quedó nada en su recuerdo. El mundo en el que vivía ahora era completamente distinto, lleno de sensaciones nuevas y excitantes para ella. Aprendió a vivir en armonía con el bosque, a reconocer cada árbol, cada planta y cada animal del mismo y a amarlos. Todo fue bien hasta el día en que los Asmodians llegaron. Fue un ataque brutal, atravesaron el bosque destrozando todo a su paso sin tan siquiera mirar atrás, y entonces lo vio claro. El bosque era su hogar, la naturaleza su familia y ella la protegería con su vida si fuese necesario ante cualquier amenaza
Y así llegó hasta el día de hoy. Aleatha pasó a ser una de las protectoras del bosque y su vida tomó un único objetivo: defender los bosques de Elysea contra cualquier enemigo









Enero 2.010 Pandora-Aion | Web optimizada para 1.024x768 | Diseñada y actualizada por:

Pandora, su arpa y su caja