Pandora-Aion | Comunidad online

Caín

Datos personales

Nombre: Caín
Título: El Nigromante
Sexo: Varón
Pueblo: Elyos
Etnia: Yhauzen
Legión: No pertenece a ninguna
Profesión: Cantor de Endechas / Sepulturero-Embalsamador


   

Apariencia

Altura: 1'88 metros
Peso: 80
Complexión: Atlética
Color de ojos: Blanco ceniciento
Color de cabello: Negro azabache
Rasgo característico: Tatuaje de color escarlata en el ojo izquierdo. Caín nunca recuerda el día que se lo hicieron, más cree que es un antojo adquirido en el vientre materno. Si se mira bien sus muñecas, se puede apreciar varias cicatrices profundas
Breve descripción: Posee una figura estilizada y ciertamente escuálida. Su piel es ligeramente macilenta, con cierta tonalidad gris apagado; mientras su pelo es de color negro como la mismísima oscuridad, aunque en él se aprecien ciertas vetas de canas níveo-plateadas, largo y discurre suelto por su espalda. En contraste con esos apagados tonos, sus almendrados ojos son de un blanco sucio, que en un primer instante harían creer en la tonalidad lechosa de un albino, pero su cabello y piel ligeramente apagada hace descartar tal posibilidad. Aun así, aquella pálida mirada nunca vista en toda Elysea, no es menos siniestra y perversa que el alma que refleja, un alma completamente tiznada de vetas oscurecidas por las terribles artes de las que hace uso. Cuando Caín clava fijamente su mirada en alguien, ésta no puede evitar sentirse ciertamente acongojada.. si alguna vez se mirara a los ojos de la Muerte, aquel debe ser el reflejo que quedará impregnado como su último recuerdo

Personalidad

Clase social: Patricio
Orientación sexual: Heterosexual, si es que haber mantenido relaciones con mujeres ya fallecidas entra dentro de la heterosexualidad..
Alineamiento: Caótico Neutral (con cierta tendencias malignas)
Fe: Fanático
Virtud: Su gran comprensión y entendimiento del cuerpo y el alma, y por supuesto su falta de temor a la Muerte
Debilidad: Se siente un ser incomprendido y rechazado por la sociedad en la que ha nacido, en verdad tiene problemas para tratar a los vivos. Indudablemente siente una enfermiza morbosidad hacia los muertos
Actitud: Caín es un ser reservado, por norma general silencioso, y con un humor y pensamiento ciertamente macabro y retorcido. De carácter introvertido, ciertamente intenta hacer amagos para entablar en ocasiones alguna que otra relación, la cual nefastamente fracasa cuando empieza a expresar su visión del mundo.. y es que al parecer sus hábitos y gustos no son compartidos por sus compatriotas. La gente suele mostrarse reticente a tratarlo, ya que su voz queda y apagada, junto con ese constante tintineo de ese rosario compuesto de falanges de pecadores ya fallecidos, no hace más que provocar rechazo y repulsión en aquellos que pasan por su lado; además parece ser que aquel olor a osario jamás se desprende de su piel. Por contrapartida, los más allegados a los círculos de Caín, saben que es un experto embalsamador, y que no hay nadie mejor que él para hacer que sus más queridos familiares aún parezcan rebosar una chispa de vitalidad, y es que algunos dirían que todo aquello es obra de sus malas artes.. aunque posiblemente sea por su increíble voz, ya que el mismísimo Caín se despide de aquel fallecido entonando una bella endecha. Y es que toda alma, necesita tan sólo un breve empujón para poder alcanzar su destino..

Contexto

Caín, apoyado su codo contra la cómoda almohada, miraba con mirada fija el bello rostro de alabrastro de aquella mujer de no más de 30 años. Sus ojos se posaban sobre aquellos fijos ojos de color violáceo y miraban atentamente aquellos labios carmesí-violáceos y en ese instante cayó en la cuenta de que en aquel lecho había pasado más de unos minutos en silencio y entonces volvió a hablar con voz suave y baja

-Vaya.. dulce Mary.. llevamos dos semanas compartiendo tanto y aún no te he contado nada de mí.. decía aquellos azulados labios de hombre mientras veía que la mirada de aquella mujer se mantenía fija en él, completamente atenta

-Bien, veamos.. por donde empezar, sí.. ya sé, mis padres, que Yustiel los acoja en su dulce seno.. Oh, mis queridos Caronte y Perséfone, cuánto os echo de menos.. decía mirando hacia el techo, mientras recordaba sus serios rictus mirándolo cuando él no era más que un tierno infante.. por ellos, soy lo que soy, ellos me regalaron mi primera mascota, y aunque un día mientras jugábamos cayó por las escaleras y no volvió a ladrar yo sabía que ella siempre estaría a mi lado. Por eso, mis padres hicieron que la embalsamaran, para que viera que incluso el rostro de la muerte no es menos dulce que el de la vida, y así estuvimos Cerbero y yo unidos por el resto de nuestras.. de mi vida.. dijo volviendo a clavar su mirada en ella, mientras una dulce sonrisa surgía en su rostro. Y entonces, acarició la fría y tersa piel de la mejilla de Mary con el dorso de sus manos, descendiendo con sus nervudos dedos hasta terminar delicadamente en su cuello. En ese instante, tomó el rosario de falanges entre sus dedos y empezó a juguetear mientras relataba fragmentos de su vida

-Además, nunca tuve muchos amigos desde pequeño, siempre estaba con mi padre, en la funeraria y ayudando a adecentarlos, ya que los humanos siempre morían y a diferencia de nosotros los Daeva, nunca volvían a resucitar.. además, jamás comprenderías la belleza de la muerte, cuan sutil y variada es.. algunas veces veía personas muertas ahogadas, en otra ocasión consumidas por una letal enfermedad, en otras fallecidas por una sangrienta contienda y en otras completamente desgarradas por una bestia o cruel asesino.. dijo oprimiendo aquel amuleto contra sus manos fuertemente ..así pasaba los días y las noches con mi padre, ayudando a remendar los fallos cometidos durante sus últimos minutos de existencia, para que el día que alcanzaran el paraíso estuvieran decentes para su Dios.. una pequeña lágrima de emoción discurrió por su mejilla, mientras levemente se incorporaba y se acercaba aún más a la silenciosa Mary que permanecía completamente maravillada por su historia, ya que no había parpadeado ni un solo segundo
-Y bueno, tras la muerte de mis padres, fui yo quien se hizo cargo del negocio de la familia.. aunque también acogiendo a los Daevas, que ya nunca más volverían a renacer y así, poco a poco, Yustiel viendo mis grandes esfuerzos por conseguir que los muertos volvieran a parecer vivos, me otorgó el don..

Entonces, en ese momento, con mirada tierna y brillante se calló.. aún no era el momento de revelarle aquel don. Tomando la barbilla de aquella mujer con sus dedos índice y pulgar la deslizó hacia abajo y posó sus cálidos labios sobre los helados de aquella chica y tomando una bocanada de aire, le introdujo la lengua, mientras la besaba apasionadamente, sintiendo que ella se dejaba y no hacia ni el más mínimo gesto para librarse de aquella calidez.. la lengua de Caín se movía dentro de su cavidad, mientras advertía cómo ambas miradas se cruzaban. Entonces, con gran delicadeza, dándole un último beso en la mejilla se puso de pie para salir de su habitación

-Que descanses en paz, Mary.. fue lo último que dijo mientras aquella mujer permanecía inerte y sin vida, sobre el lecho de aquel hombre

'Y es que, la muerte nunca es el final.. sólo es.. el principio del ciclo de la vida'









Enero 2.010 Pandora-Aion | Web optimizada para 1.024x768 | Diseñada y actualizada por:

Pandora, su arpa y su caja