Pandora-Aion | Comunidad online

Casimyr

Datos personales

Nombre: Casimyr
Título: Maldito o Maldecido (así lo llamaban los Drumic de la Caravana), aunque la mayoría de los Elyos lo conocen como el violinista zíngaro
Sexo: Varón
Pueblo: Elyos
Etnia: Drumic (nacido de padres L'yen)
Legión: No pertenece a ninguna
Profesión: Violinista diletante / Brujo maldito


   

Apariencia

Altura: 1'85 metros
Peso: 82
Complexión: Atlética
Color de ojos: Gris sombrío
Color de cabello: Negro obsidiana
Rasgo característico: Tatuaje de color bronceado en el ojo izquierdo. Bajo su cuerpo se esconden varios tatuajes tribales y está surcado por multitud de escarificaciones
Breve descripción: De figura esbelta y bien definida. Su piel tiene una tonalidad marrón-olivácea; mientras su pelo es de color negro como la mismísima noche sin estrellas, largo, con intricadas trenzas y en ocasiones recogido en una coleta trasera, dejando algún que otro mechón suelto. En contraste con esos apagados tonos, sus almendrados ojos son de un color gris helado, que cuando clavan su mirada en alguien parecen que atravesara el cuerpo más allá de ellos, vislumbrando lo que alberga la gente en lo más profundo de su ser, desnudándolos por completo, viendo su alma. Realmente Casimyr tiene un misterioso encanto que provoca tanto una sensación de atracción, como de recelo, temiendo algo que se oculte dentro de él… pero con curiosidad por averiguarlo..

Personalidad

Clase social: Ciudadano (Plebe)
Orientación sexual: Heterosexual
Alineamiento: Caótico Neutral
Fe: Indiferente (si existieran los Dioses, no hubieran dejado nacer a una abominación como él)
Virtud: Su astucia y el aura de misterio que lo envuelve
Debilidad: Sentirse atormentado por su maldición, motivo por el que presupone que es incapaz de asentarse y debe estar continuamente en movimiento
Actitud: De carácter introvertido y reservado, temeroso de que en cualquier momento su parte 'bestial' tome el control, suele abordar a la gente, como lo haría cualquiera de los de su etnia, con gran simpatía y haciendo halagos para que depositen la confianza en alguien como él.. Cuando ve que aquellas habilidades de encandilador no funcionan, hace uso de uno de sus grandes dones, la gran destreza que tiene arrancando conmovedoras melodías de su 'Violín Rojo', consiguiendo que la atención de aquellos que apartan la mirada se centren completamente en él. Si se pregunta por Casimyr, todo el mundo da la misma opinión, un joven agradable y encantador, pero misterioso, al cual es difícil de llegar, no porque sus estancias en un mismo lugar sea algo más que cortas, sino porque bajo máscara de alegría aparente, una turbia sombra parece agitarlo por dentro..

Contexto

Y todo empezó el día que uno de mis antepasados, en la época de la Gran Guerra contra los Asmodian, masacró junto a su Legión, un pueblo de Drumic asentados en las afueras de lo que será conocido como Bastfeld. Allí, una madre gitana lloraba por la muerte de sus pequeños hijos e hijas, aplastados bajo las metálicas grebas del Comandante de la Legión

'Algún día.. sufrirás lo que yo he sufrido..' decía mientras un terrible odio salía de la lengua de la pérfida gitana '..y como yo he perdido a mis vástagos y mi pueblo.. tú también lo perderás.. un día, uno de tus hijos engendrará la abominación en la que tú mismo te has convertido, y la sangre de tu sangre perecerá bajo..' en ese momento, según me contaron, mi antepasado le atravesó el cuello de la gitana y se rió del 'mal de ojo' que la había lanzado, mientras empalaba su cadáver

La misma noche tormentosa de mi nacimiento, bajo el reflejo de la luna llena, la maldición se hizo realidad y sangre de su sangre, acabó con la vida de su mujer, ya que durante el parto, las afiladas garras de aquella abominación iban cortando tejido y piel de mi madre, llenándome por completo de su sangre. Dos L'yen habían engendrado una criatura Asmodian, un bebé con garras, ojos rojizos como una fiera enfurecida y cubierto por pelaje. Mi padre, esa misma noche iba a acabar con la maldición, pero por un momento se ablandó y recordando que era lo único que tendría de su esposa, decidió criarme a su manera.. mal por él

A la mañana siguiente de mi nacimiento, aquella pequeña bestia había desaparecido; en su lugar tan sólo quedaba un pequeño recién nacido, nacido con ojos grises y piel oliva como la de un Drumic, aún así me crió y jamás volvió a aparecer el monstruo. En aquellos años era azotado por el más mínimo error, sentía como aquel que era mi padre me odiaba por haber acabado con la vida de su amada e incluso, los días que su odio era incontenible, me pegaba y después me encerraba en un pequeño cuarto oscuro sin comida, hasta que se le olvidará el porqué me había dejado con vida

Una noche de luna llena, la bestia volvió a surgir y asesinando a mi padre en su mismo cuarto, me dejó con la escena de tener mis manos cubiertas por la sangre de mi progenitor y parte de su corazón devorado, mientras un regusto a sangre y vísceras me revolvía el estómago. Corriendo y con seis años, cogí lo más valioso que tenía de la casa y robé el violín de mi padre, huyendo de aquella pesadilla

Los siguientes años los pasé junto a una Caravana de Drumic que iban de ciudad en ciudad, entreteniendo a la gente, mientras 'tomaban' su dinero y engañaban a los más bobos con sus zalamerías. Durante esos años, aprendí a tocar aquel violín, aprendí a convivir entre Drumic, asimilando sus costumbres, mejor dicho mis costumbres y sobre todo, intenté acostumbrarme a mi maldición… si es que existe alguna manera de soportar en la consciencia, los brutales asesinatos que cometía durante las noches de luna llena y de los cuales sólo recordaba, al verme delante del cadáver completamente cubierto de sangre
'Y es que.. algunas veces, los más oscuros deseos de una persona.. se hacen realidad..'









Enero 2.010 Pandora-Aion | Web optimizada para 1.024x768 | Diseñada y actualizada por:

Pandora, su arpa y su caja