Pandora-Aion | Comunidad online

Francessco

Datos personales

Nombre: Francessco
Título: No tiene
Sexo: Hombre
Pueblo: Elyos
Etnia: L'yen
Legión: No tiene
Profesión: Clérigo de Aion


   

Apariencia

Altura: 1'85 m
Peso: 73 kg
Complexión: Tiene una complexión atlética más que fornida, la vida en el claustro es sacrificada y dura por lo que está acostumbrado a la monotonía de un duro trabajo diario. A pesar de tener una edad joven su cuerpo ya ha sido castigado y curtido arduamente
Color de ojos: Verdes
Color de cabello: Castaño
Rasgo característico: Tiene el vello facial estrictamente bien arreglado, no para nada especial pero destaca respecto a su cabello descuidado
Breve descripción: Es un personaje joven pero curtido en la monotonía de la vida en el claustro, fortaleciendo cuerpo y mente bajo mano dura. Tiene una estatura media-alta y una complexión atlética, distando mucho de ser la robustez de un guerrero (Claramente, no todos comen tan bien como un cura..). No suele darle importancia al cabello, siempre se lo peinará con desdén y poco interés, aunque sí se afeita a conciencia el vello de la perilla y el bigote. Nadie sabe muy bien el por qué

Personalidad

La vida en el claustro fue aburrida y monótona, nunca acabó por integrarse demasiado bien en el convento (Los niños son crueles en la infancia, y más si hay rumores de que seas un bastardo). A pesar de no tener grandes amistades en su infancia, supo desarrollar un peculiar sentido del humor que le es característico, así como un gran profundo afecto a su mentor (Seguramente el mentor le infectase su ingenioso sentido del humor). El sentido del deber es algo que desde pequeño le fue instruido, así como un razonamiento claro y perspicaz. En resumidas cuentas: puede ser la voz sensata de tu grupo, proporcionándote algo de luz en los asuntos más turbios

Clase social: Patriciado
Orientación sexual: Heterosexual
Alineamiento: Neutral bueno
Fe: Fanático
Virtud: Mente sobre cuerpo, Francessco tiene la virtud de tener un razonamiento claro y una fuerte fuerza de voluntad. A veces estropea esta sensación de perspicacia que irradia con su utópico humor. A raíz de eso, otra virtud suya sería el don de lenguas y la diplomacia, así como la extraña aptitud del oportunismo..
Debilidad: La mayor debilidad de Francessco son sus defectos, entre los cuales destaca su tozudez entre el raciocinio y su inquebrantable fe. Por otro lado, visto que es propenso a hablar, a veces proporcionará una información extra o si es posible, en caso de una equivocación ajena, él la corregirá de inmediato. Es propenso a las discusiones, adornadas de una forma u otra por su facultad humorística

Contexto

La vida de Francessco no fue fácil, desconociendo por completo a sus padres él se crió y vivió en un claustro donde el padre Otto le tomó por su pupilo. Nunca llegó a encajar del todo bien, con los chicos más pobres y desgraciados era rechazado por ser patricio (por lo visto ellos creían que se daba aires grandeza) y por los de la familias más afortunadas él no era más que un bastardo al cual sus padres rechazaron. Éstas circunstancias hicieron que se dedicase más en su entrenamiento y educación, pero nunca llego a ser feliz en su instancia en el claustro. Por fortuna en la adolescencia fue 'salvado' (como él afirma) cuando le designaron a una partida de guardias templarios, él no tenía un papel muy importante, pero le era suficiente y grato el salir de aquella estancia. Poco más se supo de él y la partida de templarios aniquilada, nunca se encontró el cadáver del joven y desde luego nadie más volvió al temple..
Francessco cree firmemente que sobrevivió por una razón, la razón de dar una segunda oportunidad sus hermanos, honrando a los caídos y bienhallados sean los muertos. Por lo tanto suele dedicarse a poco más que deambular de región en región buscando a cualquier persona que se encuentre en circunstancias de ser ayudado. Algunos dicen que es ermitaño, otros dicen simplemente que tiene mano de santo









Enero 2.010 Pandora-Aion | Web optimizada para 1.024x768 | Diseñada y actualizada por:

Pandora, su arpa y su caja