Pandora-Aion | Comunidad online

Kenna

Datos personales

Nombre: Kenna
Título: ---
Sexo: Mujer
Pueblo: Elyos
Etnia: Ulvherr
Legión: ---
Profesión: Gladiadora


   

Apariencia

Altura: 1'90
Peso: 83 kg
Complexión: Esbelta y atlética
Color de ojos: Violetas
Color de cabello: Pelirrojo claro, anaranjado
Rasgo característico: Lunar bajo el ojo izquierdo, tatuaje en el derecho
Breve descripción: Esbelta Ulvherr de piel tostada por su herencia racial, cuyas voluptuosas formas quedan con frecuencia escondidas bajo capas de cuero y mallas, sintiéndose más cómoda con la armadura encima cuando está despierta. Suele llevarla alborotada en dos grandes coletas, para que el pelo no resulte molesto al pelear. Sus ojos suelen reflejar casi contínuamente una dura mirada

Personalidad

Clase social: Hilota
Orientación sexual: Heterosexual
Alineamiento: Caótico maligno
Fe: Indiferente
Virtud: Arrojo
Debilidad: Temeridad
Actitud: Elyos atrevida, totalmente fuera de lugar en su sociedad por su rudeza y su falta de escrúpulos. Aunque no es una bravucona, no suele entablar demasiadas amistades, permaneciendo hasta cierto punto indiferente hacia los demás, cuya forma más fácil de atraer su atención es demostrando fuerza. Acostumbrada a seguir órdenes y a desobedecerlas por igual, su caótico comportamiento suele traerle problemas

Contexto

Mañana te ejecutan, ¿estás segura de que no quieres decir nada más?

Aspiró del cigarro, la última voluntad que le había pedido al sacerdote, y le hizo un gesto para que se largara. Estaba con la silla sobre dos patas, con sus largas y fuertes piernas sobre la mesa de madera en la que se sentaban ambos Elyos. Mientras él se dirigía hacia la puerta, indicando a los guardias que la sacaran para el ajusticiamiento una vez hubiera terminado, rememoró el tiempo pasado, pensando cómo había podido acabar así

Ya de pequeña podría haber tenido problemas durante su infancia, y es que ser una Ulvherr en tierras de Elyos no siempre estaba bien visto, y ya se sabe la crueldad de la que gozan los niños. Pero todo es diferente cuando los que acababan llorando son los que inician las bromas. Ella se enfadaba con facilidad, y recurría a la violencia con más facilidad aún. Sus padres decían a los profesores que no podían controlar el fuego que corría por sus venas, y fue difícil que terminase su educación sin gastar más años de los necesarios en ella

Terminados, sus padres no dudaron en alistarla en el ejército, con la esperanza de que en el campo aprendiese a controlar su ira. Aunque en cierto modo lo logró, con los años y conforme aprendía a manejarse con las armas y a superar en valía a sus compañeros, comenzó a llevar la contraria a sus superiores, a mostrarse atroz con los enemigos a batir. Acumuló varios expedientes, hasta que fueron tantos que no tuvieron más remedio que licenciarla del cuerpo militar

Buscando ganarse la vida con las armas, fue mercenaria y poco después creyó encontrar la solución en los juegos de la arena. Si bien éste deporte no era el más aclamado entre la refinada sociedad Elyos, tenía el público suficiente como para poder asegurarse la subsistencia. Al menos hasta que su carácter le jugó su última mala pasada, cuando su último contrincante usó trucos sucios contra ella y, en un arranque de ira, dirigió un golpe fatal contra el cuello de su adversario, provocándole la muerte en el acto

El juicio fue rápido, y por matar a otro Elyos, además de por su historial, fue condenada a la pena capital. Así se encontraba, cuando terminó de apurar el cigarro y se dirigió hacia los guardias, a los que sacaba casi una cabeza de altura. Les miró desafiante, valorando la posibilidad de escapar, pero probablemente no lo conseguiría y sólo obtendría una muerte deshonrosa, cazada como un animal. Extendió las manos y le calzaron los gruesos grilletes antes de dirigirla a la plaza donde la ejecutarían

Allí, puesta de rodillas mientras les fueron leídos los cargos por los que se le condenaba a muerte, esperaba impotente su trágico final. Fue entonces cuando, como si de un idílico cuento se tratara, una voz interrumpió la ejecución, preservando su vida a cambio de su libertad. Confiada en que podría liquidar a su reciente amo pronto y escapar a una nueva vida, accedió. Lo que no sabía es que, desde ese momento, su existencia cambiaría para siempre









Enero 2.010 Pandora-Aion | Web optimizada para 1.024x768 | Diseñada y actualizada por:

Pandora, su arpa y su caja