Pandora-Aion | Comunidad online

Neal

Datos personales

Nombre: Neal Blacks
Título: Sombra roja
Sexo: Hombre
Pueblo: Elyos
Etnia: Ulvherr
Legión: ---
Profesión: Guerrero - Luchador y Herrero


   

Apariencia

Altura: 1'85
Peso: 120 kg
Complexión: Alto y fuerte
Color de ojos: Marrón
Color de cabello: Rojizo amarronado
Rasgo característico: Piercings en la ceja (lado izquierdo)
Breve descripción: Hombre pasado de la juventud, de gran estatura y complexión. Cabello corto y de color similar al rojo claro, llama mucho la atención por su gran tamaño y no lo consideran feo, aunque sí 'rudo'

Personalidad

Clase social: Ciudadanía o Plebe como algunos lo llaman
Orientación sexual: Heterosexual
Alineamiento: Caótico Neutral
Fe: Devoto (Medio)
Virtud: Su fuerza
Debilidad: Impulsividad
Actitud: Desafiante, de gran carácter, terco e impulsivo. No muy educado. Si ve a alguien en peligro le ayuda sólo por el placer de una batalla, incluso por una simple pelea de bar. Le gusta demostrar su hombría y no demuestra miedo ante nada. Si alguien tiene que dar el primer paso él estará gustoso de hacerlo. Es muy violento, por eso se hizo herrero, el golpear con el martillo al hierro y verlo ceder le causa placer

Contexto

Neal nació hace mucho tiempo en una granja familiar. Su padre era cazador y su madre hacía unas exquisiteces con lo cazado. Desde muy joven se notó su rebeldía, y su testarudez, pues no paraba de meterse en problemas y en peleas. Sus padres no le dieron mucha importancia porque no era más que un niño que poco a poco se fue moldeando. A su juventud se le notó un gran talento en la herrería, y era una de las cosas que siempre lo tenía ocupado, y además disfrutaba de ello. Pero había algo que tenía mucho más efecto relajante y calmante en él.. ese algo era ella, ella era para él la cosa más linda jamás vista, era la chispa de su mecha, la cámara lenta de su fugaz ser. Su nombre era Tina, Tina Touché. Neal no era el único de los dos que se sentía atraído por el otro. Era difícil para la educada jovencita no fijarse en él, en sus enormes músculos, en su enorme tamaño, en como todos le mostraban respeto y algunos hasta miedo, y esa rebeldía.. era inquietantemente atractiva para Tina

Era de esperar que terminaran juntos y así fue. Hasta tuvieron un niño, después de morir su madre. Vivían en la granja cuando un día una banda de forajidos pasó cerca de la granja y decidió acercarse a por provisiones. Pero no iban a comprarla o a ganársela de alguna forma, iban a arrebatarla a sus dueños
Aquí fue donde se decidió el destino de Neal, aquí fue donde el puente perfectamente calculado y colocado cedió sin remedio

Jefe Bandido: Allí en esa granja, ahí buscaremos comida y agua para los Brax.. ¡y licor para nosotros! ¡Aaarg! -Gritó, y todo los bandidos gritaron a la vez

En la granja se logró escuchar el sonido de una veintena de hombres con no muy buenas intenciones. Tina al escucharlo salió corriendo fuera a buscar a su hijo, que se había quedado parado mirando como los bandidos corrían hacia la granja en sus Brax a toda velocidad
Tina: ¡Sam! ¡Entra a la casa!.. ¡Sam! -Le gritaba, pero este ni se inmutaba

Los Brax iban corriendo como en manada dirección al niño, que se encontraba en la entrada de la granja. Su madre corría hacia el niño pero parecía que no le daría tiempo.. y así fue, los bandidos no se detuvieron. Una imagen inolvidable quedó plasmada en la mente de la madre, que sin fuerzas y llorando se tendió en el suelo
Tina: ¡Mi hijo! -decía con desesperación

.. Un rato después ..
En el pueblo se encontraba Neal con su padre
Neal: Padre, en serio, ¿no quieres una daga nueva? A esa daga vieja y oxidada no le quedan más que un par de afiladas antes de que no quede nada de ella. Hagamos una cosa, por aquí tengo una media terminada -agarrando un pedazo de metal deformado -Termino esta, afilo la vieja y cuando no corte más la tiras al pozo
Padre: Jajaja, vale hijo, pero no te demores mucho, tenemos cosas que hacer -dijo sonriendo y viendo cómo su hijo convertía un pedazo de metal deformado poco a poco en algo parecido a una daga-

Los golpes del martillo del herrero sonaban como un tic tac metálico cuando un hombre llegó al pueblo gritando: ¡Los Bandidos! ¡Los bandidos han saqueado la granja de los Blacks!
Padre: ¿Qué? ¿En la granja no estaba Tina?
Neal: Y mi hijo -Dijo, mientras salía corriendo con el martillo en la mano-

Una hora después llega Neal a la granja, los bandidos no estaban, pero sí Tina y el niño. Sus cuerpos ya sin vida yacían tirados en la entrada como si de sacos de arena se tratara. Los ojos de Neal se llenaron de rabia, y la expresión de su rostro habría asustado al mismo diablo. Al instante se escuchan unos pasos cansados acercarse a muy buen ritmo. Neal se gira y ve a su padre
Neal: ¡Voy a matarles!
Padre: No, no sin mi ayuda -Dijo mientras corría a por su arco

.. Un instante después ..
Padre: ¿Estás listo? -dijo, mientras miraba a Neal que no se había movido del lugar-
Neal: No perdamos más tiempo. ¿Por dónde se fueron?
Padre: Las huellas apuntan al oeste, está a punto de anochecer, los alcanzaremos antes del alba

Padre e hijo emprendieron la caza de los bandidos. Neal no dijo ni una palabra en todo el camino. Su padre, concentrado en seguirles el rastro, tampoco había dicho nada hasta que..
Padre: Al fin te dignas a salir de caza con tu padre -Dijo mientras señalaba tras unos árboles -Están cerca
Neal asintió y salió corriendo
Padre: ¡Nooo! ¡Espera! -dijo su padre en voz baja -¡Tracemos una estrategia!

Pero Neal hizo oídos sordos a las palabras de su padre. Corriendo cogió a lo bandidos desprevenidos, algunos incluso aún durmiendo. Arremetió contra ellos sin darles tiempo a reaccionar, los craneos partidos a martillazos empezaban a decorar el lugar cuando los pocos bandidos que no habían sido alcanzados por Neal lo rodearon. El jefe de los bandidos se acercó por detrás y lo tiró al suelo de un golpe

Jefe bandido: ¿Quién eres?.. Mejor ni respondas, ya responderé yo por ti, eres un cadaver andante -Dijo, levantando su arma para acertarle un golpe mortal. Pero una flecha se le clavó en el pecho. Acto seguido algunas más alcanzaban a los demás bandidos
Bandido: Allí en el arbusto -Dijo un bandido señalando al padre de Neal. Cuando este se levantó y le partió el brazo de un martillazo
El bosque parecía un matadero, y en una colina de cara a la luz se encontraba parado Neal. Su padre, al observar detrás de este la sombra que de tanta sangre parecía roja, dijo en voz baja: Sombra roja..


Padre: ¿Que quién es mi hijo? ¿Que dónde se encuentra? ¿Que a dónde se dirige? Mi hijo es, y se encuentra en algún lugar de Elysea, y va.. en busca de su destino

Neal: (Sin nada a que aferrarme, sin un motivo para vivir, me encargaré de hacer pagar.. Mi rabia, mi agresividad ahora no puede ser controlada y no quiero controlarla. Buscaré la forma de sacar provecho de ella en alguna buena causa.. o no tan buena)









Enero 2.010 Pandora-Aion | Web optimizada para 1.024x768 | Diseñada y actualizada por:

Pandora, su arpa y su caja