Pandora-Aion | Comunidad online

Nerwen

Datos personales

Nombre: Nerwen del Crepúsculo de Plata
Título: Luminoso, como el resto de los miembros de su Casa
Sexo: Hombre
Pueblo: Elyos
Etnia: L'yen
Legión: Templo de Aion
Profesión: Médico sacerdote


   

Apariencia

Altura: 1'85
Peso: 70 Kgs
Complexión: Atlético y esbelto
Color de ojos: Aguamarina
Color de cabello: Rubio claro
Rasgo característico: Su piel es suave al tacto, y sus facciones faciales marcadas, cuello largo con una marcada nuez de Adán y un cabello cuidado y bonito, intensificando su color a la luz del Sol. Sus rasgos de L'yen son extremadamente obvios
Breve descripción: De figura proporcionada y esbelta, el centro de atención en Nerwen es con seguridad el cabello que enmarca su imagen, largo y caído sobre sus hombros, fino y ligero, embellece un rostro pálido pero no enfermizo y una mirada amable por lo general, escondiendo fácilmente lo que realmente pudiera sentir en esos momentos

Personalidad

Clase social: Aristócrata
Orientación sexual: Bisexual
Alineamiento: Neutral Bueno
Fe: Fanático (Alto)
Virtud: Piadoso, Comprensible
Debilidad: Clasista, Orgulloso, Vanidoso
Actitud: De familia de renombre en Sactum entre el Templo de Aion, la fe y oración largo tiempo hace que pasó a ser algo crucial y cotidiano en la vida de Nerwen. Piensa que es en la fe a su creador y la fuerza devota de sus hijos quien podría devolver el poder necesario a Aion para acabar con la amenaza que se cierne sobre Elysea, teniendo en poca estima y consideración a aquellos que encauzan su vida en un camino marcial

Contexto

La Casa del Crepúsculo de Plata ha sido durante largas décadas una de las más notorias Casas que forman en conjunto la ciudad de Sanctum. Devota de siempre y fiel al recuerdo y la plegaria a Aion, se consideran a los suyos propios como mayores bendecidos por el Dador, pues con el paso del tiempo los rasgos de Aquellos que viven bajo la Luz se pronunciaron más entre aquellos de su linaje, haciendo de éste modo que las uniones entre los miembros del Crepúsculo de Plata sea una ceremonia largamente premeditada y aceptada por todos los miembros de ésta, con semejantes de la misma finura racial que ellos; quizás fuera por medio de la evolución o por verdadera intervención del mismo Aion, es cierto que sus rasgos son más luminosos que los de otros Elyos, su cabello brilla con más intensidad a la luz del sol, y sus ojos suelen ser claros, azules y verdes e incluso violetas, y esconden entre los daevas de su Casa, los largos años que han visto escurrirse entre las generaciones de los suyos

Y es por ello, que orgullosos de ser quienes son, procesan adoración sin límite al Padre que una vez alzó la recordada Torre de la Eternidad, como agradecimiento eterno por su bendición; y muchos de los Crepúsculo de Plata, juran y enlazan sus vidas a los votos de fe hacia el Padre, siendo agraciados en honores con el nacimiento de algunos daevas entre los suyos, emblema y estandarte de orgullo y honor que puedan volar por encima de las cabezas del resto de Elyos portando el blasón de su Casa a vista de todos

Y es ahora, que el último de los descendientes de los Luminosos, mantiene la tradición de los suyos arraigada a su sangre, cuya fe, tras el estudio y entendimiento y devoción a su dios, es más grande que las montañas que separan los pueblos de Elysea y sus plegarias ayudan a aquellos que cruzan las puertas del templo en busca de auxilio o redención a su historia. A ojos de muchos, Nerwen, hijo de Nirnaeth, primogénita del Crepúsculo de Plata y también sacerdotisa del Dador, es portador de las bendiciones de su linaje sin igual, y agraciado por la voluntad del propio Aion, sus palabras sanan al enfermo y fortalecen al valiente; y no es extraño que, a expectativas de muchos, pudiera llegar a ser alzado como un bendito entre los suyos cuando su fe llegue a ser tangible y pueda llegar a envoverle en un vuelo de plumas blancas; sea entonces que su voz sea escuchada con más afán entre los Elyos y juntos canten las oraciones a su dios, en deseo de devolverle la fuerza necesaria para levantarse ante la amenaza que se cierne sobre Atreia y selle la brecha que derrama la vida de nuestra tierra. Sea quizás entonces, que el último Hijo del Crepúsculo de Plata, traiga gloria a su Casa y toda Sanctum y Elysea, bajo la fe a su dios









Enero 2.010 Pandora-Aion | Web optimizada para 1.024x768 | Diseñada y actualizada por:

Pandora, su arpa y su caja