Pandora-Aion | Comunidad online

Tyler

Datos personales

Nombre: Tyler Gates
Título: El coleccionista
Sexo: Hombre
Pueblo: Elyos
Etnia: L'yen
Legión: ---
Profesión: Mago / Brujo


   

Apariencia

Altura: 1'78
Peso: 75 kg
Complexión: Atlético y delgado
Color de ojos: Azules
Color de cabello: Negro claro
Rasgo característico: Tatuaje en el rostro (lado izquierdo)
Breve descripción: Joven atlético, de piel clara y muy cuidada. Cabello medio largo que no llega a tocar sus hombros, cortado y peinado cuidadosamente. Se le considera algo atractivo y destaca mucho entre la gente por su radiante juventud, el color de su piel y el de sus ojos

Personalidad

Clase social: Aristocracia
Orientación sexual: Heterosexual
Alineamiento: Neutral bueno
Fe: Devoto (Medio)
Virtud: Su juventud (cuando se es joven todo es posible)
Debilidad: Curiosidad
Actitud: Agradable, algo servicial y charlatán, correcto y de maneras finas, le gusta ayudar a los demás. Aprecia la amistad por encima de casi todo, pero no le pongas a hacer trabajos manuales porque no es lo suyo. Prefiere leer un buen libro de hechicería o ir en busca de algún objeto raro en vez de ir a cazar, cortar leña o hacer cualquier tipo trabajo forzado. Aunque si en verdad es necesario lo hará incluso contra su voluntad. Es todas esas cosas pero nada tanto como curioso, suele coleccionar objetos de gran rareza

Contexto

--El principio--
Tyler tuvo la suerte o la desgracia de nacer en el seno de una familia adinerada y muy bien acomodada. Nunca le faltó nada materialmente, pero el cariño en cambio.. el joven Elyos se crió entre sirvientes, se crió entre pasillos largos, desolados y silenciosos, adornados con enormes ventanales que intentaban dar sensación de libertad pero que no lo conseguían ni por un instante

--Libre pero sin libertad--
A muy temprana edad le pareció que la vida en palacio no era nada complaciente para él, así que decidió empezar a dar paseos por la ciudad, visitar el mercado, beber de las fuentes, observar las subastas, entre otras cosas intentar ser uno más, pero le era imposible. Un jovencito de una familia tan bien acomodada y adinerada no podía simplemente mezclarse entre los demás. Fuera de su casa siempre acompañado por guardias hacía que esa sensación volviera a aparecer..

--El Libro--
Tyler con los años fue calmando esa sensación de cautividad, ese tenerlo todo pero no tener nada de lo que en realidad importa, fue haciéndola parte de él. Se pasaba el día leyendo en una enorme biblioteca dentro de su casa, una biblioteca con un número de libros impronunciable. Leía y leía hasta que un día encontró una caja en la que se encontraba un libro de grandes dimensiones, maltratado por el tiempo. Pero no era un libro cualquiera, era un volumen de hechicería. Su curiosidad no le hizo dudar, al contrario, le hizo lanzarse dentro de ese mundo mágico que no sólo empezó a enamorar a nuestro héroe sino que además al parecer se le daba bien. Al principio practicaba en su biblioteca, hasta que un día por accidente casi la incendia por completo, así que empezó a escaparse en las noches. Abandonaba sus aposentos con mucho silencio y cautela para continuar con sus lecturas y sus practicas bien lejos de allí. En ese tiempo el joven parecía totalmente complacido, feliz, lleno, pero todo tiene un final y, aunque no duró poco, esta loca aventura llego a su fin una noche

--El Final y el principio--
Una noche como otra cualquiera, Tyler abandona sus aposentos sin levantar ningún tipo de sospecha. Ya se había vuelto un maestro del escape. Con su agilidad, energía juvenil y algunos truquitos del libro, aquello no era más que un juego de niños para él. Bajo una roca, cerca del río, leía en calma, cuando a lo lejos escuchó un grito. Tyler sin pensarlo salió corriendo a ver qué pasaba. A lo lejos una señora era asaltada por 2 malhechores que se reían a carcajadas mientras forcejeaban para robarle

-Malhechor 1: Jajaja, danos el dinero y brindaremos a tu salud mientras lo gastamos
-Señora: ¡Que alguien me ayude por favor!
-Malhechor 2: No hay nadie por aquí, nadie te va a ayudar -Mientras la sujetaba
-Tyler: ¡Alto! Dejen a la señora -Dijo mientras se acercaba a ellos
-Malhechor 1: ¿Si no? -respondió sacando una daga
-Señora: Ayúdame por favor, yo no les he hecho nada
-Tyler: Dejen ir a la señora y no contaré a los guardias lo que habéis hecho
-Malhechor 1: ¿Los guardias? ¿Quién te dijo que podrás ir a avisar a los guardias? Chico, estás acabado y a punto de morir

Ambos se acercaban a Tyler armados y dispuestos a hacer mucho daño, cuando la mujer aprovecha la ocasión para huir a toda prisa

-Malhechor 1: ¡Ve a por ella! Que no se escape, yo me encargo del jovencito
-Tyler: Tú no vas a ningún sitio -Dijo mientras abría el libro en su mano

Unas palabras muy raras pronunciaba mientras que de repente el suelo bajo los pies del asaltante se fue congelando dejando a este pegado y sin poder moverse

-Malhechor 2: ¿Qué? ¿Qué es esto? ¡Mátalo de una vez!
-Tyler: No, quienes van a morir sois vosotros.. -Pasa la página del libro

Una ola de calor se forma en su mano, poco a poco empieza a coger un color rojizo y acto seguido se convierte en una bola de fuego. Los gritos logran alcanzar a la mujer que aún corría para salvar su vida. Tyler, impresionado por lo que había hecho y cansado por el esfuerzo que esto había significado, se tiró al suelo y con un suspiro sonrió
Un mes después, Tyler abandona su casa con su libro como único equipaje. Ahora ya no habrán mas pasillos deprimentes, ni escapadas en la noche. Este joven ya no se quedará parado esperando a que le pase algo, va en busca de aventuras, emprende su viaje. Un viaje del que no sabe cuando regresará o si regresará. Ahora tiene clara algunas cosas, y tiene también un sueño que cumplir

-Me convertiré en un mago muy poderoso y lucharé contra la injusticia, ayudaré al necesitado y me haré un nombre, un nombre honorable por el que todos me recordarán. O.. pereceré en el intento









Enero 2.010 Pandora-Aion | Web optimizada para 1.024x768 | Diseñada y actualizada por:

Pandora, su arpa y su caja