Pandora-Aion | Comunidad online

Yvan

Datos personales

Nombre: Yvan Akhilar
Título: Ninguno
Sexo: Hombre
Pueblo: Elyos
Etnia: De madre L'yen y padre Drumic; pero la etnia predominante es L'yen, la de su madre
Legión: Ninguna por ahora
Profesión: Arquero cazador


   

Apariencia

Altura: 1'80 metros
Peso: 70 kg
Complexión: Bien proporcionado y con rasgos atléticos
Color de ojos: Rojo oscuro
Color de cabello: Negro
Rasgo característico: Tiene una cicatriz en la mejilla derecha, resultado de jugar imprudentemente en su infancia
Breve descripción: Sus rasgos faciales son bien parecidos y su apariencia a simple vista es la de un L'yen. Aunque sin duda alguna, la combinación de las dos etnias, L'yen y Drumic, le ha dado rasgos que se alejan un poco de lo habitual: su pelo, liso y corto, en vez del acostumbrado color rubio de los L'yen es negro como el carbón. Lo cual visto desde fuera parece el resultado de un tinte y no como algo natural. También el color de los ojos, de un rojo oscuro muy intenso, es algo que se aleja de su aparencia L'yen, confiriéndole un aspecto curioso a la vez que misterioso

Personalidad

Clase social: Ciudadano. Vive en una de las aldeas de Eltnen
Orientación sexual: No se ha parado a pensar sobre ello demasiado. En su cabeza está arraigada la idea de casarse y formar una familia en el futuro, por eso de ser lo más habitual. Pero también le han atraído personas de su mismo sexo
Alineamiento: Neutral bueno
Fe: Devoto, más por las costumbres heredadas de su madre que por decisión propia
Virtud: Es extraordinariamiente empático
Debilidad: Muy cerrado en sí mismo. Le cuesta mucho confiar en los demás y para revelar su interior a alguien hará falta mucho tiempo y paciencia
Actitud: Bastante reflexivo, piensa mucho antes de hablar. Procura ir con cautela y no revelar nunca lo que está pensando

Contexto

Su madre, Alayne, era hija de artesanos en la ciudad de Eltnen. En una de las ferias estivales que celebraba Eltnen conoció a Dankhos, un Drumic de una compañía nómada que celebraba espectáculos de ciudad en ciudad. No hace falta explicar con demasiado detalle qué pasó a continuación, pero en resumidas cuentas, Alayne quedó prendada del encanto natural de Dankhos y tuvieron un romance corto e intenso hasta que la compañía Drumic partió hacia otra ciudad, y Dankhos con ella

Alayne se quedó sola y con una vida nueva creciendo en su interior. Incapaz de enfrentarse a sus padres y revelarles que estaba embarazada de un Drumic nómada, huyó de Eltnen con algunos ahorros que tenía de trabajar como costurera y se estableció en una pequeña aldea lo suficientemente lejos para que no la encontraran. Consiguió establecerse con relativa facilidad y siguió con sus labores como costurera para proporcionarse un sustento para ella y para el hijo que nacía en su interior

Cuando nació su hijo lo llamó, Yvan y tras esto vinieron unos años de relativa tranquilidad en la aldea

Yvan era una persona relativamente feliz. Su vida era bastante apacible. Una de sus mayores aficiones era cazar con arco, con el cual alcanzó una maestría considerable con el paso de los años. Yvan se había críado con Athos, su vecino y su mejor amigo. Tenía su edad y con él había pasado incontables aventuras y miles de buenos momentos. De hecho, en el fondo Athos era algo más que un amigo, aunque no se había parado a pensarlo demasiado. Incluso se había llegado a sentir atraído físicamente por él, aunque tampoco le dio demasiada importancia o no quiso dársela

Pero todo esto dejó de tener importancia aquel fatídico día en el que se adentraron más de la cuenta en un terreno peligroso e inexplorado. Llegaron a un paraje desolado en el que unas estatuas de piedra se encontraban dispuestas en círculo. De repente, sintieron una extraña energía. Y crujidos. Yvan no podrá olvidar nunca los crujidos que hicieron aquellas horribles estatuas al cobrar vida y empezar a moverse hacia ellos, blandiendo armas de piedra, y con rostros pétreos y desgastados por las inclemencias del tiempo. Yvan y Athos corrieron como nunca, pero no fue suficiente. Una de las estatuas lanzó su lanza y ésta silbó como si de una flecha se tratara hasta atravesar a Athos. Murió de pie a los pocos segundos y lo último que le dijo fue 'corre' con una mirada llena de dolor que aún meses más tarde sigue apareciéndose en sus pesadillas. Yvan corrió más rápido que nunca y consiguió escapar. Oyó más lanzas silbando a su espalda, pero quisó la fortuna que ninguna le alcanzara

Consiguió salvarse, pero Athos no, y si Athos no se había salvado, ¿de qué le servía a él estar vivo? Estuvo una semana sin pronunciar una palabra, sumido en sus pensamientos

Hasta que tomó una resolución. Aquello no era normal. Algo estaba pasando, y en Sanctum eran totalmente ajenos a lo que pasaba en Eltnen. Además, cada vez estaban apareciendo más bestias mutantes por los alrededores. Quién sabe cuanto tardarían en atacar su aldea

Necesitaban ayuda, y él la conseguiría. Viajaría a Sanctum y hablaría con quién fuera hasta que le hicieran caso

Tenía que liberar Eltnen de los inminentes peligros que estaban creciendo. Y así, sólo así, conseguiría vengar a Athos y volvería a sentirse en paz consigo mismo









Enero 2.010 Pandora-Aion | Web optimizada para 1.024x768 | Diseñada y actualizada por:

Pandora, su arpa y su caja